La exfoliación química es un procedimiento de rejuvenecimiento de la piel en donde se aplica una solución química sobre la piel para extraer las capas superiores. La piel que vuelve a crecer luego de una exfoliación química es más suave y tiene una apariencia más joven.

Las exfoliaciones químicas se utilizan para tratar las arrugas, los cambios de color de la piel y las cicatrices, generalmente en la cara. Una exfoliación química se puede realizar sola o en combinación con otros procedimientos estéticos.

Los procedimientos de exfoliación química se pueden realizar a diferentes profundidades (suave, media o profunda), según los resultados deseados. Cada tipo de exfoliación química utiliza una solución química diferente. Aquellas más profundas producen resultados más drásticos, pero también implican mayores tiempos de recuperación.

Nov. 30, 2016