La endoscopia capsular es un procedimiento que utiliza una cámara inalámbrica pequeña para tomar imágenes del tubo digestivo. La cámara de la endoscopia capsular se encuentra en una cápsula del tamaño de una vitamina que tragas. A medida que la cápsula pasa por el tubo digestivo, toma miles de imágenes que se transmiten a un grabador que usas en un cinturón alrededor de la cintura.

La endoscopia capsular ayuda a los médicos a ver dentro del intestino delgado, un área a la que no se llega con facilidad con los procedimientos endoscópicos más tradicionales. La endoscopia tradicional involucra el paso de un tubo largo y flexible equipado con una cámara de video por la garganta o a través del recto.

La endoscopia capsular también se ha aprobado para el análisis para detección de pólipos en el colón en aquellas personas en las que no se pudo completar una colonoscopia. Sin embargo, aún se está determinando cómo se usará y en qué pacientes, debido a que existen mejores alternativas disponibles. Gracias a los avances tecnológicos, es posible que en el futuro se utilice más la endoscopia capsular de colón.

La endoscopia capsular también se ha aprobado para evaluar el tubo muscular que conecta la boca con el estómago (esófago) para observar si existe un agrandamiento anormal de las venas (várices). Se utiliza con poca frecuencia porque la experiencia con su uso es limitada y la endoscopia superior tradicional está ampliamente disponible.

Sept. 18, 2015