Un perfil biofísico fetal es una prueba prenatal que se utiliza para controlar el bienestar del bebé. La prueba combina un control de la frecuencia cardíaca fetal (prueba en reposo) y una ecografía fetal. Durante un perfil biofísico, se evalúan la frecuencia cardíaca del bebé, la respiración, los movimientos, el tono muscular y el nivel de líquido amniótico, y se proporciona una puntuación.

Por lo general, el perfil biofísico se recomienda para las mujeres que tienen riesgo de pérdida del embarazo. La prueba por lo general se realiza después de la semana 32 de embarazo, pero se puede realizar cuando tu embarazo haya avanzado lo suficiente para considerar el parto —por lo general, después de la semana 24—. Una puntación baja en el perfil biofísico puede indicar que tanto tú como tu bebé necesitan más controles o una atención médica especial. En algunos casos, se puede recomendar el parto temprano o inmediato.

El perfil biofísico es una prueba no invasiva que no implica ningún riesgo físico para ti ni para tu bebé. Sin embargo, no siempre está claro que el perfil biofísico pueda ayudar a favorecer la salud del bebé. Descubre lo que comprende un perfil biofísico y si esta prueba prenatal podría beneficiarte a ti y a tu bebé.

March 05, 2015