El moqueo es la secreción excesiva producida por los tejidos nasales y adyacentes, y los vasos sanguíneos de la nariz. Esta secreción puede ser desde un líquido claro hasta una mucosidad espesa. La secreción puede expulsarse por la nariz o atravesar la garganta, o ambas partes.

Los términos «rinorrea» y «rinitis» suelen usarse para hacer referencia al moqueo. Sin embargo, para hablar con propiedad, la rinorrea hace referencia a una secreción nasal líquida y relativamente clara. La rinitis hace referencia a la inflamación de los tejidos nasales por diferentes causas que, generalmente, desencadenan un moqueo.

La congestión nasal puede o no estar acompañada de moqueo.

El moqueo puede ser molesto e incómodo, pero suele desaparecer de forma natural. De vez en cuando, el moqueo puede ser signo de un problema más grave y puede ser grave en bebés.

Llama a tu médico en los siguientes casos:

  • Tus síntomas duran más de 10 días.
  • Tienes fiebre alta.
  • Las secreciones nasales son amarillas y verdes, y están acompañadas por dolor sinusal o fiebre. Es posible que esto sea una señal de infección bacteriana.
  • Tienes sangre en tus secreciones nasales o secreciones transparentes persistentes después de sufrir una lesión en la cabeza.

Llama al médico de tu hijo en los siguientes casos:

  • Tu hijo tiene menos de 2 meses y tiene fiebre.
  • El moqueo o congestión nasal de tu bebé causa problemas para mamar o respirar.

Cuidado personal

Hasta que veas a tu médico, prueba tomar estas medidas simples para aliviar los síntomas:

  • Estornuda y traga o suénate la nariz con suavidad.
  • Evita los desencadenantes conocidos de alergias.
  • Si el moqueo es una secreción líquida persistente y, en especial, si está acompañado por estornudos y picazón en los ojos u ojos llorosos, es posible que los síntomas estén relacionados con una alergia, y un antihistamínico de venta libre puede ser de ayuda. Asegúrate de seguir las instrucciones de las etiquetas con exactitud.
  • Si tienes un bebé o un niño pequeño con estos síntomas, usa una pera de succión de goma suave para quitar las secreciones cuidadosamente.

Prueba adoptar estas medidas para aliviar el goteo nasal posterior (cuando se acumula exceso de mucosidad en la parte de atrás de tu garganta):

  • Evita los irritantes comunes como el humo del cigarrillo y los cambios repentinos de humedad.
  • Bebe mucha agua.
  • Prueba el uso de atomizadores o lavados nasales con solución salina.
March 15, 2016