El dolor en las articulaciones puede ser incomodidad, dolor o inflamación que surge de cualquier parte de una articulación, incluido el cartílago, el hueso, los ligamentos, los tendones o los músculos. Sin embargo, por lo general, el dolor en las articulaciones está relacionado con artritis o artralgia, que es inflamación o dolor en el interior de la articulación.

El dolor en las articulaciones puede ser suave y causar molestias solo después de ciertas actividades, o puede ser intenso y hacer que hasta los movimientos limitados, particularmente levantar peso, sean extremadamente dolorosos.

El dolor articular pocas veces constituye una urgencia. En la mayoría de los casos, el dolor articular leve se puede controlar sin inconvenientes en el hogar.

Pide una consulta con el médico si, además de dolor articular, tienes:

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Sensibilidad y calor alrededor de la articulación

Pide una consulta con el médico si una lesión es la causa del dolor articular y, además, tienes:

  • Deformidad de la articulación
  • Incapacidad de usar la articulación
  • Dolor intenso
  • Hinchazón repentina

Cuidado personal

Cuando controles un dolor articular leve en el hogar, ten en cuenta estos consejos:

  • Usa un analgésico de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve).
  • Evita mover la articulación de un modo que cause dolor o lo empeore.
  • Ponte hielo o un paquete de guisantes congelados en la articulación que te duele durante unos 15 o 20 minutos, algunas veces en el día.
  • Coloca una compresa caliente en la zona afectada, llena la bañera con agua tibia y quédate un rato en ella, o dúchate con agua tibia para relajar los músculos y aumentar la circulación.
Feb. 26, 2016