Cuándo consultar a un médico

Escrito por personal de Mayo Clinic

Busca tratamiento de emergencia si tienes lo siguiente:

  • Dolor de brazo, hombro o espalda que se manifiesta de forma repentina, generalmente es intenso o está acompañado por presión, inflamación u opresión en el pecho (esto puede ser un indicio de ataque cardíaco)
  • Una deformidad evidente o un hueso que sobresale en el brazo o la muñeca, especialmente si tienes sangrado u otras lesiones

Consulta al médico de inmediato si presentas lo siguiente:

  • Dolor de brazo, hombro o espalda que se produce con cierta clase de esfuerzo y se alivia con el descanso, posiblemente indicando una enfermedad cardíaca o molestias en el pecho causadas por una disminución del flujo sanguíneo en el músculo cardíaco (angina de pecho)
  • Lesión repentina en el brazo, especialmente si escuchas un crujido o chasquido
  • Dolor intenso e hinchazón en el brazo
  • Problemas para mover el brazo con normalidad o para girar el brazo con la palma hacia arriba y luego hacia abajo, y viceversa

Programa una visita al consultorio si tienes lo siguiente:

  • Dolor de brazo que no mejora después de recibir atención en el hogar
  • Mayor enrojecimiento, hinchazón o dolor en el área lesionada

Cuidado personal

Aun las lesiones de brazo graves pueden ayudarse inicialmente con tratamiento en el hogar. Si crees que tienes una fractura de brazo o muñeca, coloca una compresa de hielo en la zona afectada y usa un cabestrillo para ayudar a mantener el brazo inmóvil hasta que puedas recibir atención médica.

Si tienes un nervio comprimido o una lesión reiterada por distensión, sé consecuente con el tratamiento, mantiene una buena postura y descansa con frecuencia en el trabajo y durante actividades repetitivas, como tocar un instrumento o practicar el swing de golf.

La mayoría de los otros tipos de dolor de brazo mejorarán por sí solos, especialmente si comienzas con las medidas de reposo, hielo, compresión y elevación poco después de producida la lesión.

  • Descanso. Toma un descanso de tus actividades habituales.
  • Hielo. Coloca una compresa de hielo o una bolsa de guisantes congelados en la zona dolorida durante 15 o 20 minutos, tres veces por día.
  • Compresión. Usa un vendaje de compresión para disminuir la hinchazón.
  • Elevación. Si es posible, eleva el brazo para reducir la hinchazón.
Feb. 26, 2016