El dolor de brazo puede deberse a una extensa variedad de problemas, que van desde lesiones en la articulación hasta nervios comprimidos. Según la causa, el dolor de brazo puede comenzar repentinamente o desarrollarse a lo largo del tiempo.

En muchos casos, el dolor de brazo en realidad se origina en un problema en el cuello o en la columna vertebral superior. El dolor de brazo, particularmente el dolor que se extiende al brazo izquierdo, puede ser una señal de ataque cardíaco.

Busca tratamiento de emergencia si tienes lo siguiente:

  • Dolor de brazo, hombro o espalda que se manifiesta de forma repentina, generalmente es intenso o está acompañado por presión, inflamación u opresión en el pecho (esto puede ser un indicio de ataque cardíaco)
  • Una deformidad evidente o un hueso que sobresale en el brazo o la muñeca, especialmente si tienes sangrado u otras lesiones

Consulta al médico de inmediato si presentas lo siguiente:

  • Dolor de brazo, hombro o espalda que se produce con cierta clase de esfuerzo y se alivia con el descanso, posiblemente indicando una enfermedad cardíaca o molestias en el pecho causadas por una disminución del flujo sanguíneo en el músculo cardíaco (angina de pecho)
  • Lesión repentina en el brazo, especialmente si escuchas un crujido o chasquido
  • Dolor intenso e hinchazón en el brazo
  • Problemas para mover el brazo con normalidad o para girar el brazo con la palma hacia arriba y luego hacia abajo, y viceversa

Programa una visita al consultorio si tienes lo siguiente:

  • Dolor de brazo que no mejora después de recibir atención en el hogar
  • Mayor enrojecimiento, hinchazón o dolor en el área lesionada

Cuidado personal

Aun las lesiones de brazo graves pueden ayudarse inicialmente con tratamiento en el hogar. Si crees que tienes una fractura de brazo o muñeca, coloca una compresa de hielo en la zona afectada y usa un cabestrillo para ayudar a mantener el brazo inmóvil hasta que puedas recibir atención médica.

Si tienes un nervio comprimido o una lesión reiterada por distensión, sé consecuente con el tratamiento, mantiene una buena postura y descansa con frecuencia en el trabajo y durante actividades repetitivas, como tocar un instrumento o practicar el swing de golf.

La mayoría de los otros tipos de dolor de brazo mejorarán por sí solos, especialmente si comienzas con las medidas de reposo, hielo, compresión y elevación poco después de producida la lesión.

  • Descanso. Toma un descanso de tus actividades habituales.
  • Hielo. Coloca una compresa de hielo o una bolsa de guisantes congelados en la zona dolorida durante 15 o 20 minutos, tres veces por día.
  • Compresión. Usa un vendaje de compresión para disminuir la hinchazón.
  • Elevación. Si es posible, eleva el brazo para reducir la hinchazón.
Feb. 26, 2016