Una iluminación correcta puede marcar una enorme diferencia para tus ojos. Cuando estés haciendo trabajo detallado, asegúrate de tener una luz que se dirija a lo que estás haciendo. Usa una fuente de luz más brillante si la necesitas, especialmente si tu visión se ha reducido. Si estás leyendo, usa una luz con pantalla colocada frente a ti. La pantalla evitará que la luz brille directamente en tus ojos.