La piel sin daño por frío es normal (1). La lesión traumática superficial por frío (2) es el congelamiento leve que irrita la piel, provoca enrojecimiento, cosquilleo y una sensación de frío seguida de entumecimiento. La lesión traumática superficial por frío no daña la piel de forma permanente y puede tratarse con medidas de primeros auxilios. En el caso del congelamiento superficial (3), la piel se siente caliente, signo de compromiso cutáneo grave. Entre 24 y 36 horas después de recalentar la piel, es posible que aparezca una ampolla llena de agua. En el caso del congelamiento profundo (4), es posible que experimentes entumecimiento. Las articulaciones o los músculos pueden dejar de funcionar. Se forman ampollas grandes entre las 24 y 48 horas después del recalentamiento. Después, el área se torna negra y dura cuando el tejido muere.