4. Consume alimentos más saludables

Adoptar un nuevo estilo de alimentación que promueva la pérdida de peso, implica disminuir la ingesta total de calorías. Pero disminuir las calorías no significa necesariamente renunciar al sabor, a la satisfacción ni a la facilidad de preparar las comidas.

Una buena manera de reducir la ingesta de calorías es comer más alimentos de origen vegetal, — como frutas, vegetales y granos integrales. Esfuérzate por comer variado para alcanzar tus metas sin renunciar al sabor ni a la nutrición.

Sigue estos consejos para empezar a perder peso:

  • Come al menos cuatro porciones de verduras y tres porciones de frutas al día.
  • Reemplaza los granos refinados por granos integrales.
  • Usa cantidades moderadas de grasas saludables, como aceite de oliva, aceites vegetales, aguacates, frutos secos, y mantequillas y aceites de frutos secos.
  • Reduce el azúcar.
  • Escoge lácteos con bajo contenido de grasa, y una cantidad limitada de carnes magras, rojas y blancas.

5. Ponte en actividad y mantente activo

Aunque puedes adelgazar sin hacer ejercicio, la actividad física regular combinada con una restricción calórica te permitirá perder peso más rápidamente. El ejercicio puede ayudarte a quemar el exceso de calorías que no logras eliminar con hacer solo dieta.

Además, el ejercicio ofrece muchos beneficios para la salud: mejora el estado de ánimo, fortalece el sistema cardiovascular y reduce la presión arterial. El ejercicio también puede ayudar a mantener el peso alcanzado. Hay estudios que demuestran que quienes pierden peso y lo mantienen a largo plazo son los que hacen actividad física de forma regular.

La cantidad de calorías que quemas depende de la frecuencia, duración e intensidad de las actividades que realices. Una de las mejores maneras de perder grasa corporal es a través de un ejercicio aeróbico continuado — (por ejemplo, caminar a paso rápido) — durante al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. Algunas personas requieren más actividad física que esta para adelgazar y mantener el peso perdido.

Cualquier movimiento adicional ayuda a quemar calorías. Piensa cómo puedes aumentar tu actividad física durante el día si no tienes tiempo para una sesión formal de ejercicios. Por ejemplo, sube y baja las escaleras varias veces en lugar de usar el elevador, o estaciona en un lugar del estacionamiento que esté alejado cuando vayas de compras.

6. Cambia tu punto de vista.

No alcanza con comer alimentos saludables y hacer ejercicio durante algunas semanas (o incluso meses) si quieres lograr adelgazar de manera permanente. Estos hábitos deben volverse un estilo de vida. Los cambios de estilo de vida empiezan por observar con honestidad tus patrones de alimentación y tu rutina diaria.

Después de evaluar tus desafíos personales para bajar de peso, intenta crear una estrategia para cambiar gradualmente los hábitos y actitudes que han hecho que fracasaran tus intentos anteriores. Y tienes que ir más allá de reconocer tus desafíos: — si quieres adelgazar de una vez por todas, tienes que planificar cómo afrontarás esos desafíos.

Es probable que tengas recaídas ocasionales. Pero, en lugar de rendirte después de un traspié, simplemente vuelve a empezar de cero al día siguiente. Recuerda que estás planeando cambiar tu vida. No sucederá de manera instantánea. Mantén tu estilo de vida saludable y los resultados valdrán la pena.

Nov. 16, 2016 See more In-depth