Píldoras para bajar de peso de venta libre

La tentación de usar píldoras de venta libre para bajar de peso rápido es fuerte. ¿Pero estos productos son seguros y efectivos?

Escrito por personal de Mayo Clinic

El deseo de adelgazar rápidamente es difícil de resistir. Sin embargo, las píldoras y los productos para adelgazar solo harán que adelgace tu billetera. Además, ¿son una opción segura para adelgazar? Veamos los efectos de algunas píldoras para adelgazar de venta libre.

Establecer expectativas realistas

No hay una solución mágica para bajar de peso. La manera más eficaz para bajar de peso y mantenerlo es implementar cambios en el estilo de vida. Sigue una dieta saludable con pocas calorías, muchas frutas y vegetales, y haz actividad física.

Las píldoras para bajar de peso —medicamentos de venta con receta o de venta libre, hierbas medicinales u otros suplementos dietéticos— son todas, en el mejor de los casos, herramientas que pueden ayudar a bajar de peso. Sin embargo, hay relativamente poca investigación sobre estos productos, y los más estudiados son los medicamentos de venta con receta para bajar de peso.

Por ejemplo, un estudio de 2014 revisó 21 ensayos a largo plazo de medicamentos de venta con receta para el tratamiento de la obesidad. Los investigadores concluyeron que, cuando una persona implementa cambios en el estilo de vida adecuados, un medicamento para bajar de peso de venta con receta aumenta la probabilidad de lograr un adelgazamiento «clínicamente significativo» en un año.

El adelgazamiento «clínicamente significativo» (suficiente como para comenzar a bajar el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y otras enfermedades) se define generalmente como un 5 por ciento o más del peso corporal.

No obstante, es importante considerar que el adelgazamiento logrado en un entorno de investigación puede ser mayor que en la realidad. Además, los posibles efectos secundarios y reacciones adversas de las píldoras para bajar de peso pueden afectar los resultados del tratamiento.

Por lo tanto, una expectativa razonable es que la píldora para bajar de peso de venta con receta puede ser beneficiosa, pero no será mágica. No funcionan para todos, y su beneficio puede ser leve. Además, los investigadores tienen mucha menos información sobre los beneficios y los riesgos potenciales de los productos para bajar de peso de venta libre.

Guía para entender las regulaciones de los tratamientos de venta libre

Los tratamientos para adelgazar de venta libre se dividen en dos categorías generales:

  • Medicamentos sin receta
  • Suplementos dietéticos

Los estándares para regular la producción y la comercialización de ambos tipos de tratamiento son diferentes. Para el medicamento sin receta, como orlistat (Alli), la compañía farmacéutica debe proporcionarle a la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) los resultados de ensayos clínicos en humanos que demuestren la seguridad y efectividad del medicamento en la dosis sin receta.

El fabricante de un suplemento dietario es responsable de garantizar la seguridad de un producto y de realizar promesas honestas acerca de los posibles beneficios. Sin embargo, las promesas del fabricante no están sujetas a revisión por parte de la FDA ni a aprobación antes de la comercialización. Además, el tipo y calidad de investigación utilizados para respaldar las promesas pueden variar.

Si la FDA puede demostrar que una sustancia no es segura, la agencia puede prohibir el producto y pedirle al fabricante que lo retire voluntariamente. La FDA también puede tomar medidas contra un fabricante si no existe ninguna prueba a favor de lo que promete el producto.

Estas diferencias en la investigación, la producción y la comercialización pueden dificultarle a las personas tomar decisiones informadas acerca de los productos.

Interpretar las promesas de los suplementos para adelgazar

Cuando un suplemento dietético se comercializa como «clínicamente comprobado» para bajar de peso, debería haber algún tipo de evidencia clínica que lo respalde. Sin embargo, esta afirmación no proporciona ningún dato sobre la investigación clínica.

Por ejemplo, los suplementos de cetona de frambuesa se comercializan como productos para adelgazar naturales y clínicamente comprobados. Hasta noviembre de 2014, se habían publicado los resultados de un solo ensayo clínico con cetona de frambuesa. Los resultados comprenden la siguiente información:

  • En el ensayo de ocho semanas, se usó un suplemento de múltiples ingredientes con cetona de frambuesa, cafeína, naranja amarga, extracto de raíz de jengibre y extracto de raíz de ajo, así como otras hierbas, vitaminas y minerales.
  • Setenta adultos obesos fueron asignados aleatoriamente para recibir el suplemento o bien un ingrediente inactivo (placebo).
  • Todos los participantes tomaron parte en un programa de dieta restrictiva y ejercicio.
  • Cuarenta y cinco personas completaron las ocho semanas de ensayo.
  • Entre las personas que completaron el ensayo, el adelgazamiento promedio en el grupo del suplemento fue de 4,2 libras (1,9 kg).
  • El adelgazamiento promedio en el grupo del placebo fue de 0,9 libras (0,4 kg).

Aunque la diferencia entre los dos grupos fue significativa, el adelgazamiento en el grupo de tratamiento fue de todos modos modesto. Y el ensayo era solo de ocho semanas, que no es suficiente tiempo como para saber si el suplemento ayudará a promover el adelgazamiento en el largo plazo. Como el suplemento contenía varios ingredientes, no es posible evaluar cuáles ingredientes causaron un efecto del tratamiento.

Por lo tanto, el tamaño, el método y la duración del ensayo aportan pruebas insuficientes para establecer conclusiones acerca de los beneficios posibles de la cetona de frambuesa.

Dec. 19, 2014 See more In-depth