Cómo atravesar la meseta de adelgazamiento

Solo por haber dejado de adelgazar no vuelvas a adoptar tus viejos hábitos. Estos consejos pueden ayudarte a retomar tu plan de adelgazamiento.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Trabajaste mucho para mejorar tus hábitos relacionados con la dieta y el ejercicio, y tus recompensas han sido sentirte mejor y ver la disminución de peso. Sin embargo, ahora la balanza dejó de moverse sin causa aparente, a pesar de que continúas con un plan de dieta saludable y baja en calorías, y ejercicio regular. Alcanzaste una meseta de adelgazamiento.

No te desanimes. Es normal que el adelgazamiento se vuelva más lento e incluso se detenga. Al comprender las causas de la meseta de adelgazamiento, puedes decidir cómo reaccionar y no renunciar a tus nuevos hábitos saludables.

¿Qué es una meseta de adelgazamiento?

Estar estancado en una meseta de adelgazamiento durante días o, posiblemente, semanas, a la larga, le sucede a todo aquel que intenta bajar de peso. Incluso así, la mayoría de las personas se sorprenden cuando les ocurre a ellas ya que continúan cuidando lo que comen y haciendo ejercicio de manera regular. La frustrante realidad es que incluso las iniciativas bien planeadas para adelgazar pueden hacer que te estanques.

¿Cuáles son las causas de la meseta de adelgazamiento?

Durante las primeras semanas de adelgazamiento, es normal que se produzca un descenso rápido. En parte, esto se debe a que cuando reduces calorías, al principio el cuerpo obtiene la energía necesaria mediante la liberación de los depósitos de glucógeno, una clase de hidratos de carbono que se encuentra en los músculos y en el hígado. El glucógeno está compuesto, parcialmente, de agua, por lo que al quemarlo para obtener energía, este libera agua, y da lugar al adelgazamiento, que, en su mayoría, es agua. Sin embargo, este efecto es temporal.

A medida que adelgazas, reduces masa muscular junto con la grasa. Los músculos ayudan a mantener el índice al que quemas calorías (metabolismo). Por lo tanto, mientras bajas de peso, tu metabolismo disminuye y hace que quemes menos calorías de las que quemabas al principio.

El metabolismo más lento enlentecerá el adelgazamiento, incluso si ingieres la misma cantidad de calorías que te ayudaron a bajar de peso. Cuando las calorías que quemas igualan las calorías que consumes, llegas a una meseta.

Para adelgazar más, tienes que aumentar la actividad física o disminuir las calorías que consumes. Poner en práctica el mismo enfoque que funcionó al principio puede mantener el peso, pero no dará lugar a que adelgaces aún más.

Jan. 07, 2015 See more In-depth