Conoce los criterios que debes cumplir para poder someterte a esta cirugía de reducción de peso.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La cirugía de bypass gástrico es el tipo de cirugía más frecuente para adelgazar. El bypass gástrico y otros tipos de cirugía para adelgazar, conocidos en conjunto como «cirugía bariátrica», hacen cambios quirúrgicos en el estómago y el aparato digestivo que limitan la cantidad de alimentos que puedes comer y de nutrientes que absorbes, lo que produce el adelgazamiento.

Aunque pueda parecer atractiva, la cirugía de bypass gástrico no es para todos. Como todo procedimiento importante, tiene riesgos para la salud y efectos secundarios considerables. Además, el éxito a largo plazo de la cirugía de bypass gástrico depende de tu capacidad para hacer cambios permanentes en tu estilo de vida. Las personas que quieren ser consideradas para realizarse una cirugía de bypass gástrico deben someterse a una evaluación rigurosa para determinar si este procedimiento es apto para su situación individual.

El bypass gástrico y el resto de las cirugías para bajar de peso son procedimientos muy importantes que te cambian la vida. Si bien la cirugía para bajar de peso puede ayudarte a reducir el riesgo de padecer problemas de salud relacionados con el peso, como la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y la apnea del sueño, también puede representar riesgos y complicaciones serios. Es posible que debas cumplir con ciertas pautas médicas para que se te considere apto para la cirugía para bajar de peso. Es probable que debas someterte a un extenso proceso de análisis para detección de enfermedades para determinar si eres apto.

En general, el bypass gástrico y otras cirugías para bajar de peso podrían ser una opción para ti en los siguientes casos:

  • Tus esfuerzos para adelgazar con una dieta y con ejercicios no tuvieron éxito
  • Tu índice de masa corporal (IMC) es de 40 o más (obesidad extrema)
  • Tu IMC está entre 35 y 39,9 (obesidad), y padeces un problema de salud grave relacionado con el peso, como diabetes tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño grave
  • Eres un adolescente que ya pasó la pubertad, tu IMC es de 35 o más, y tienes problemas serios relacionados con la obesidad, como diabetes tipo 2, o apnea del sueño grave

En ciertos casos, podrías ser apto para determinados tipos de cirugía para adelgazar si tu IMC está entre 30 y 34, y tienes graves problemas de salud relacionados con el peso.

Incluso si cumples con las pautas generales, podría ser necesario que aun debas cumplir con ciertas pautas médicas para que se te considere apto para la cirugía para bajar de peso. Es probable que debas someterte a un extenso proceso de análisis para detección de enfermedades con el objeto de determinar si eres apto.

Un equipo de profesionales de la salud, que suele estar integrado por un médico, un dietista, un psicólogo y un cirujano, evalúa si el bypass gástrico o una de las otras formas de cirugía para adelgazar son adecuados para ti. Por lo general, esta evaluación determina si los beneficios de salud de la cirugía superan los riesgos posiblemente graves, y si estás listo del punto de vista médico para someterte a este procedimiento.

La evaluación también determina si estás listo psicológicamente para pasar por esta cirugía. El procedimiento quizás aumente ciertos riesgos en las personas con trastornos de salud mental que no estén bien controlados.

Por ejemplo, estudios recientes han identificado un riesgo aumentado de suicidio entre la gente que se hizo cirugía para bajar de peso. Este riesgo es más alto entre los que intentaron suicidarse en el pasado. Se necesita más investigación para entender si los cambios relacionados con la cirugía tienen un papel en el aumento de riesgo para suicidio.

Tener un historial de pensamientos o intentos de suicidio no necesariamente significa que la cirugía bariátrica no sea una buena opción para ti, pero tu equipo de salud debe evaluar tu historia con cuidado, y planear para controlarte muy de cerca antes y después de la intervención quirúrgica.

Cuando realiza la evaluación para la cirugía de bypass gástrico, el equipo de salud tiene en cuenta lo siguiente:

  • Tu nutrición y tus antecedentes de peso. El equipo revisa tus tendencias de peso, tus intentos de seguir una dieta, tus hábitos alimentarios, tu rutina de ejercicio, tu nivel de estrés, tus restricciones temporales, tu motivación y otros factores.
  • Tu situación del punto de vista médico. Algunos problemas de salud aumentan los riesgos asociados con someterse a una cirugía o pueden empeoran con esta, como los coágulos sanguíneos, la enfermedad hepática, los problemas cardíacos, los cálculos en los riñones y las deficiencias nutricionales. El equipo evalúa qué medicamentos tomas, cuánto alcohol bebes y si fumas. También te harán una exploración física minuciosa y análisis de laboratorio. Los resultados de estos análisis y exámenes podrían ayudar a determinar si eres apto o no para la cirugía para adelgazar.
  • Tu estado psicológico. Algunos trastornos de salud mental podrían contribuir a provocar la obesidad o hacer que te resulte más difícil mantener los beneficios de la cirugía de bypass gástrico. Estos pueden comprender hiperfagia, abuso de sustancias, trastornos de ansiedad, depresión mayor, y problemas relacionados con el abuso sexual infantil.

    Si bien es posible que estos problemas no te impidan realizarte una cirugía de bypass gástrico, es posible que los médicos deseen posponer la cirugía para asegurarse de que cualquier trastorno se trate y se controle de manera adecuada.

  • Tu motivación. El equipo también evaluará tu voluntad y tu capacidad para cumplir las recomendaciones que te haga el equipo de atención médica, así como para realizar los cambios recetados en tu dieta y en tu rutina de ejercicios.
  • Tu edad. Aunque no hay ningún límite de edad específico para la cirugía de bypass gástrico, se consideró que esta intervención quirúrgica es demasiado riesgosa para los adolescentes y para los adultos mayores. Los nuevos estudios han encontrado que esta cirugía puede ser segura y efectiva para adultos de 60 años y mayores. También se considera una opción para algunos adolescentes con un IMC de 35 o mayor y con problemas de salud serios relacionados con la obesidad.

Si tienes la aprobación para someterte a una cirugía de bypass gástrico, tu equipo de atención médica te dará instrucciones sobre cómo prepararte durante los meses o las semanas previas a la cirugía. Estas instrucciones pueden comprender restricciones en las comidas y bebidas, someterte a terapia sobre el estilo de vida para ayudarte a afrontar cambios grandes en la dieta y el ejercicio, dejar de fumar y empezar actividad física o programas de ejercicios con supervisión. En algunos casos, es posible que te soliciten que bajes de peso antes de someterte a la cirugía de bypass gástrico.

Aun después de programar la cirugía de bypass gástrico, esta se puede demorar o cancelar si el equipo de atención médica determina que:

  • No estás preparado para la cirugía desde el punto de vista psicológico o médico
  • No has hecho los cambios adecuados en tus hábitos de alimentación o ejercicios
  • Aumentaste de peso durante el proceso de evaluación

Si se determina que la cirugía de bypass gástrico es adecuada para ti, tendrás que ocuparte de los aspectos financieros. Si vas a contar con tu cobertura de seguro médico para la cirugía de bypass gástrico, es probable que debas obtener una preaprobación de quien te brinda el seguro médico, ya sea tu compañía de seguro médico, Medicare o tu programa de asistencia médica estatal. El proceso de preaprobación, por lo general, requiere documentos de tu equipo de médicos que justifiquen la necesidad médica de la cirugía de bypass gástrico.

Las diferentes aseguradoras de salud tienen diferentes requisitos para demostrar la necesidad médica de una cirugía de bypass gástrico. Es posible que tu aseguradora médica no cubra la cirugía de bypass gástrico en absoluto o que solo cubra algunas partes del proceso. Para evitar sorpresas financieras desagradables, es recomendable verificar cuáles son los servicios específicos cubiertos antes de comenzar el proceso de evaluación. Es posible que tengas que pagar parte de los costos tú mismo.

La cirugía de bypass gástrico no es un procedimiento milagroso, y no es para cualquiera. La cirugía de bypass gástrico u otras cirugías para adelgazar no garantizan que vayas a perder todo el exceso de peso ni que mantengas tu nuevo peso a largo plazo. Tampoco son una manera de evitar los cambios que debes hacer en la dieta y los hábitos de ejercicio. De hecho, puedes volver a aumentar el peso perdido con la cirugía de bypass gástrico si no mantienes los cambios en tu estilo de vida. Pero si piensas que la cirugía de bypass gástrico podría ser adecuada para ti, habla con tu médico.

Sept. 16, 2017