Tai chi: una forma agradable de combatir el estrés

El tai chi ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. También aumenta la flexibilidad y el equilibrio.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Multimedia

Si buscas la manera de disminuir el estrés, es recomendable que consideres la práctica de tai chi. Originalmente creada como medio de autodefensa, esta técnica se ha convertido en una forma agradable de ejercicio que ahora sirve para atenuar el estrés y otros trastornos. Descrito a menudo como meditación en movimiento, el tai chi favorece la serenidad mediante el flujo de movimientos suaves.

¿Qué es el tai chi?

Una antigua tradición china que hoy se practica como una forma placentera de ejercicio. Consiste en una serie de movimientos ejecutados con lentitud y concentración, junto con una respiración profunda.

El tai chi, llamado también tai chi chuan, es un sistema no competitivo de ritmo personal en el cual se realiza ejercicio físico y estiramiento suaves. Cada postura fluye a la siguiente sin pausa, garantizando que el cuerpo se mantenga en movimiento constante.

El tai chi tiene muchos estilos. Cada uno enfatiza varios principios y métodos. Los estilos admiten variaciones. Algunos se enfocan en mantener la salud; otros, en el aspecto de las artes marciales.

El tai chi es diferente del yoga, otro tipo de movimiento meditativo. En el yoga se usan varias posturas físicas y técnicas de respiración, además de la meditación.

¿Quién puede practicar tai chi?

El tai chi produce poco impacto y ejerce un estrés mínimo sobre los músculos y las articulaciones; eso lo hace seguro para todas las edades y niveles de acondicionamiento físico. De hecho por ser un ejercicio de poco impacto, es muy apropiado para ti si eres un adulto mayor y no puedes hacer otra clase de ejercicios.

El tai chi te resultará atractivo debido a que no es costoso y no requiere un equipo especial. Puedes practicarlo en cualquier parte, en lugares cerrados o al aire libre, tanto en forma individual como en una clase de grupo.

Aunque tai chi es generalmente seguro, las embarazadas o las personas con problemas de articulaciones, dolor de espalda, fracturas, osteoporosis severa o hernia deberían consultar a su médico antes de intentarlo. Es probable que les recomienden modificar o evitar ciertas posturas.

June 25, 2015 See more In-depth