Tomar el camino menos transitado al explorar tu espiritualidad puede llevarte a aclarar el propósito de tu vida, mejorar tus relaciones personales y aumentar tus habilidades del control del estrés.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Algunas herramientas para aliviar el estrés son muy tangibles: hacer más ejercicio, comer alimentos saludables y hablar con amigos. Una manera menos tangible — pero no menos útil — de encontrar el alivio del estrés es a través de la espiritualidad.

La espiritualidad tiene muchas definiciones, pero en esencia la espiritualidad ayuda a darle contexto a tu vida. No es necesario estar conectado con un sistema de creencia específico ni con un culto religioso. En su lugar, surge de tu conexión contigo mismo y con los demás, del desarrollo de tu sistema de valores personales y de tu búsqueda del sentido de la vida.

Para muchos, la espiritualidad tiene forma de práctica religiosa, oración, meditación o la creencia en un poder superior. Para otros, se puede encontrar en la naturaleza, la música, el arte o en una comunidad secular. La espiritualidad es diferente para todos.

La espiritualidad tiene muchos beneficios para aliviar el estrés y la salud mental en general. Te puede ayudar a:

  • Sentir que tienes un propósito. Cultivar tu espiritualidad puede ayudarte a descubrir qué es más significativo en tu vida. Si tienes claro lo que es más importante, puedes enfocarte menos en las cosas sin importancia y eliminar el estrés.
  • Conéctate con el mundo. Entre más sientas que tienes un propósito en el mundo, te podrás sentir menos solitario — incluso cuando estás solo. Esto puede hacer que tengas una valiosa paz interior en tiempos difíciles.
  • Suelta el control. Cuando te sientes parte de un todo más grande, te puedes dar cuenta de que no eres responsable de todo lo que pasa en la vida. Puedes compartir la carga de los tiempos difíciles así como las alegrías de las bendiciones de la vida con los que te rodean.
  • Amplía tu red de apoyo. Ya sea que encuentres la espiritualidad en la iglesia, una mezquita o sinagoga, en tu familia, o en las caminatas en la naturaleza con un amigo, este intercambio de expresión espiritual puede ayudarte a construir relaciones.
  • Lleva una vida más saludable. Las personas que se consideran espirituales pueden ser mejores para lidiar con el estrés y pueden experimentar beneficios en la salud.

Descubrir tu espiritualidad puede tener algo de autodescubrimiento. Aquí hay algunas preguntas que te puedes hacer para descubrir qué experiencias y valores te definen:

  • ¿Cuáles son tus relaciones importantes?
  • ¿Qué es lo que más valoras en tu vida?
  • ¿Qué personas te dan un sentido de comunidad?
  • ¿Qué te inspira y te da esperanza?
  • ¿Qué te da alegría?
  • ¿Cuáles son los logros de los que te sientes más orgulloso?

Las respuestas a esas preguntas te pueden ayudar a identificar a las personas y experiencias más importantes en tu vida. Con esta información, puedes enfocar tu búsqueda de la espiritualidad en las relaciones y las actividades en la vida que han ayudado a definirte como persona y aquellas que siguen inspirando tu crecimiento personal.

La espiritualidad también se trata de entrar en contacto con tu yo interior. Un componente clave es la autorreflexión. Trata de seguir estos consejos:

  • Intenta orar, la meditación, técnicas de conciencia plena y relajación para ayudar a enfocar tus pensamientos y encontrar la paz mental.
  • Ten un diario para ayudar a expresar tus sentimientos y registrar tu avance.
  • Busca un consejero o amigo de confianza que te pueda ayudar a descubrir lo que es importante para ti en la vida. Otros pueden tener perspectivas que no has descubierto aún.
  • Lee historias o ensayos inspiradores para ayudarte a evaluar diferentes filosofías de vida.
  • Platica con las personas que tengan una vida espiritual que admires. Haz preguntas para saber cómo encontraron su camino hacia una vida espiritual gratificante.

La espiritualidad también se enriquece a través de las relaciones con otras personas. Darte cuenta de esto es esencial para fomentar relaciones con las personas que son importantes para ti. Esto puede dar paso a un sentido más profundo de tu lugar en la vida y en el bien común.

  • Haz de las relaciones con amigos y familia una prioridad. Da más de lo que recibes.
  • Ve lo bueno en las personas y en ti mismo. Acepta a otras personas como son, sin juicios.
  • Contribuye a tu comunidad por medio de trabajo voluntario.

Estar en contacto con tu espíritu interior y las vidas de los que te rodean puede mejorar tu calidad de vida, tanto mental como física. El concepto que tienes sobre la espiritualidad puede cambiar con la edad y las experiencias en la vida, pero siempre forma la base de tu bienestar, te ayuda a lidiar con los factores que causan estrés ya sean grandes o pequeños, y afirma tu propósito en la vida.

April 23, 2016