Los días de fiesta no son una excusa para abandonar los hábitos alimenticios sanos. Está bien darse un poco el gusto, pero irte a los extremos te va a dejar sintiéndote deprimido y culpable. Planea con anticipación para controlar la tentación. Come un refrigerio saludable antes de ir a una celebración para que no te pases con los dulces, quesos y bebidas. Y continúa durmiendo bien y haciendo actividad física.

Sept. 22, 2015