Los pensamientos negativos pueden alimentar el pesimismo y crear estrés innecesario. Puedes aprender a cambiar los pensamientos negativos en positivos. El proceso es directo, aunque ofrece retos, especialmente al inicio. Empieza por seguir una norma simple: no te digas nada que no le dirías a otra persona. A lo largo del día, para y evalúa lo que estás pensando. Si entra un pensamiento negativo en tu mente, evalúalo racionalmente y responde con afirmaciones sobre lo que tú tienes de bueno.

Feb. 06, 2014