El estrés en el trabajo puede ser dominante — pero no tiene que ser así. Enfrenta los desencadenantes de estrés, mantén la perspectiva y reconoce cuándo buscar ayuda.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El lugar de trabajo es una fuente probable de estrés, pero no estás indefenso ante los efectos del estrés laboral. Sobrellevar de manera efectiva el estrés laboral puede beneficiar tanto tu vida profesional como personal. Aquí es donde la ayuda se hace cargo.

Tu personalidad, experiencias y otras características únicas influyen en la manera en que respondes y lidias con el estrés. Las situaciones y eventos que son angustiantes para tus colegas podrían no afectarte en lo más mínimo. O podrías ser especialmente sensible a ciertos desencadenantes de estrés que no afectan a otras personas.

Para empezar a lidiar con el estrés en el trabajo, identifica tus desencadenantes.

Durante una semana o dos, registra las situaciones, los casos y la gente que ocasionan que tengas una respuesta negativa física, mental o emocional. Incluye una breve descripción de cada situación y responde preguntas como:

  • ¿Dónde estabas?
  • ¿Quién estuvo involucrado?
  • ¿Cómo reaccionaste?
  • ¿Cómo te sentiste?

Y después evalúa tu inventario de estrés. Podrías encontrar causas obvias de estrés, como la amenaza de perder tu trabajo u obstáculos en un proyecto específico. También podrías notar causas de estrés sutiles pero persistentes, como un traslado largo o un área de trabajo incómoda.

Una vez que hayas identificado tus desencadenantes de estrés, considera cada situación o caso y busca maneras de resolverlo.

Supongamos, por ejemplo, que te atrasaste en tu trabajo porque te fuiste temprano para recoger a tu hijo de la escuela. Podrías preguntarles a otros padres o vecinos si quieren hacer uso compartido de automóvil después de la escuela. O podrías empezar a trabajar más temprano, acortar tu hora de comida o llevarte trabajo a casa para ponerte al corriente en la noche.

A menudo, la mejor manera de lidiar con el estrés es buscar un modo para cambiar las circunstancias que lo causan.

Además de enfrentar los desencadenantes específicos del estrés, mejorar las habilidades para administrar tu tiempo suele ser de ayuda — especialmente si tiendes a sentirte preocupado o presionado en el trabajo. Por ejemplo:

  • Ponte metas realistas. Trabaja con colegas y líderes para establecer expectativas y fechas de entrega realistas. Establece revisiones de avances regulares y ajusta tus metas según sea necesario.
  • Haz una lista de prioridades. Prepara una lista de tareas y clasifícalas por orden de prioridad. Durante el día, revisa tu lista maestra y trabaja en las tareas por orden de prioridad.
  • Protege tu tiempo. En un proyecto especialmente importante o difícil, bloquea el tiempo para trabajar sin interrupciones. También separa los proyectos grandes en pasos pequeños.

Cuando tu trabajo es estresante, se puede sentir como si dominara tu vida. Para mantener la perspectiva:

  • Pide otros puntos de vista. Habla con colegas o amigos de confianza sobre los problemas que enfrentas en el trabajo. Ellos podrían darte su opinión u ofrecer sugerencias para lidiar con los problemas. A veces, simplemente hablar de los factores que causan estrés puede ser liberador.
  • Date un descanso. Aprovecha al máximo los descansos en el día de trabajo. Incluso unos pocos minutos para ti mismo durante un día de trabajo muy ocupado pueden ser refrescantes. Del mismo modo, toma un descanso cuando puedas, ya sean dos semanas de vacaciones o un fin de semana largo ocasional. También trata de darte un descanso para dejar de pensar en el trabajo, como no revisar tu correo electrónico en casa durante la tarde o escoger horarios para apagar tu celular cuando estés en casa.
  • Ten un salida. Para evitar el desgaste, reserva tiempo para las actividades que disfrutas — como leer, socializar o buscar un pasatiempo.
  • Cuídate a ti mismo. Presta atención al cuidado de tu salud. Incluye actividades físicas en tu rutina diaria, duerme mucho y come una dieta saludable.

Si ninguno de estos consejos alivia tu sensación de estrés o de desgaste en el trabajo, consulta a un profesional de la salud mental — ya sea por tu cuenta o mediante un programa de ayuda para el trabajador que ofrezcan en tu trabajo. Con la ayuda de un profesional, puedes aprender formas efectivas para manejar el estrés laboral.

May 16, 2016