Evita las cosas que te dan deseo de fumar

Reconoce lugares y situaciones que te hacen querer fumar y evítalos. En lugar de ello, visita lugares donde no se permita fumar, como un museo o un cine. Sal con gente que no fume o que también quiera dejarlo. En el trabajo, usa la puerta principal en lugar de la entrada para fumadores.

Mantente especialmente ocupado durante las veces en que el aburrimiento te incite a fumar. Haz que no sea posible fumar dejando en el carro cigarrillos y encendedores cuando estés en casa o en el trabajo. También puedes reemplazar comportamientos viejos con rutinas que no estén asociadas con el tabaco. Mastica goma de mascar cuando manejes, o toma una ruta nueva para ir a trabajar para mantener tu interés en el entorno en lugar de en el tabaco. Párate de la mesa inmediatamente después de comer. Bebe agua o té en lugar de café o alcohol. Practica decir “no, gracias, no fumo”.

Prueba un producto para dejar de fumar

No uses los síntomas que provoca dejar de fumar o las tentaciones como excusa para no dejarlo. Existen muchas medicaciones disponibles para dejar de fumar aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos que te ayudarán a manejarlo. Algunos tipos de terapia de reemplazo de la nicotina —que incluye parches, gomas de mascar y tabletas— están disponibles sin receta. El espray nasal de nicotina y el inhalador de nicotina están disponibles con prescripción. Otros medicamentos con receta también pueden ser opciones: el bupropión puede ayudarte a controlar las tentaciones de nicotina, la vareniclina puede reducir los efectos placenteros del tabaco y reducir los síntomas que provoca la reducción de nicotina en el cuerpo.

Puedes usar una combinación de medicaciones al mismo tiempo. Usar las medicaciones para dejar de fumar junto con terapia para conseguir cambios en tu comportamiento y creencias es la forma más efectiva de conseguirlo. Habla con un profesional de la salud sobre qué medicamentos pueden ser los mejores para ti.

Controla tu estrés

El estrés y la ansiedad pueden aumentar tus ganas de fumar y arruinar tus esfuerzos por dejarlo. Para tener bajo control el estrés y la ansiedad, prioriza tus tareas. Ten en cuenta qué tareas puedes eliminar o delegar a otra persona. Haz una pausa cuando la necesites. Practica ejercicios de relajación, como actividad física, respiración profunda o meditación. Escucha tu música favorita.

Hazlo día a día

No te preocupes por la próxima semana o mes. Céntrate en lo que puedes hacer hoy para dejar de fumar. Cada hora que pases sin tabaco puede llevarte a estar un paso más cerca de dejarlo para siempre, y más cerca de la libertad de un hábito nada saludable y muy caro.

Celebra tus logros

¿Conseguiste pasar un día sin un cigarrillo? Date el lujo de algo especial. ¿Lo conseguiste durante una semana? Cuenta cuánto ahorraste sin comprar tabaco. Usa los ahorros para comprarte un regalo o invierte el dinero para el futuro. Recompénsate por no fumar haciendo algo que disfrutes cada día, como pasar tiempo extra con tus hijos o nietos, ir a un partido, dar un paseo, darte un baño relajante o ver una película. Todos tus pequeños logros pueden ayudarte a alcanzar tu objetivo para dejar de fumar definitivamente.

May 16, 2014 See more In-depth