Sexo durante el embarazo: qué está bien y qué no

¿El embarazo ha aumentado súbitamente tu interés en el sexo? ¿O el sexo es lo último en lo que piensas? Sea como sea, esto es lo que tienes que saber sobre el sexo durante el embarazo.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si deseas quedar embarazada, debes tener relaciones sexuales. No hay sorpresas aquí. Pero, ¿qué sucede con el sexo cuando estás embarazada? Las respuestas no siempre son tan obvias.

Esto es lo que tienes que saber sobre el sexo durante el embarazo.

¿Está bien mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Siempre que tu embarazo avance con normalidad, puedes tener relaciones sexuales con la frecuencia que desees.

Sin embargo, las fluctuaciones hormonales, la fatiga, las náuseas y la sensibilidad en los senos al comienzo del embarazo podrían disminuir tu deseo sexual. A medida que tu embarazo progresa, es probable que el aumento de peso, el dolor de espalda y otros síntomas disminuyan tu entusiasmo por las relaciones sexuales.

Tus emociones también pueden repercutir en tu deseo sexual. Las inquietudes sobre cómo el embarazo o el bebé cambiarán la relación con tu pareja podrían repercutir mucho en tus pensamientos, incluso cuando esperas con ansias al nuevo miembro a la familia.

¿Las relaciones sexuales durante el embarazo pueden provocar un aborto espontáneo?

Si bien muchas parejas se preocupan de que las relaciones sexuales durante el embarazo puedan provocar un aborto espontáneo, las relaciones sexuales no suelen causar inconvenientes. La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente.

¿El sexo durante el embarazo daña al bebé?

El bebé en desarrollo está protegido por el líquido amniótico del útero y por los fuertes músculos del útero. La actividad sexual no afectará al bebé.

¿Cuáles son las mejores posiciones sexuales durante el embarazo?

Siempre y cuando te sientas cómoda, la mayoría de las posiciones sexuales están bien durante el embarazo.

A medida que tu embarazo evoluciona, experimenta para descubrir qué es lo que te resulta mejor. En vez de recostarte sobre la espalda, por ejemplo, podrías desear recostarte junto a tu pareja de costado, o ubicarte encima de tu pareja o frente a esta. Dale rienda suelta a la creatividad, siempre y cuando no te olvides de que el placer y la comodidad deben ser mutuos.

¿Y el sexo oral y anal?

El sexo oral durante el embarazo no trae problemas. Aunque si recibes sexo oral, asegúrate de que tu pareja no sople aire dentro de la vagina. En raras ocasiones, una ráfaga de aire puede bloquear un vaso sanguíneo (embolismo aéreo), que podría ser una afección mortal para ti y para tu bebé.

El sexo anal puede ser incómodo si tienes hemorroides por el embarazo. Más importante aun: si al sexo anal le sigue sexo vaginal, las bacterias que causan infecciones podrían propagarse del recto a la vagina.

July 31, 2015 See more In-depth