Presión arterial alta y embarazo: datos clave

Presión arterial alta y embarazo no son siempre una combinación peligrosa. Esto es lo que tienes que saber para cuidar de ti y de tu bebé.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Tener presión arterial alta (hipertensión) durante el embarazo, ya sea que se presente antes o después de la concepción, requiere atención especial. Esto es lo que tienes que saber sobre la presión arterial alta y el embarazo.

¿Hay distintos tipos de presión arterial alta durante el embarazo?

A veces, la presión arterial alta está presente antes del embarazo. En otros casos, la presión arterial alta se presenta durante el embarazo. Por ejemplo:

  • Hipertensión gestacional. Las mujeres que padecen hipertensión gestacional tienen presión arterial alta que se produce después de 20 semanas de embarazo. No presentan un exceso de proteínas en la orina ni otros signos de daño en los órganos. Algunas mujeres que padecen hipertensión gestacional, con el tiempo, presentan preeclampsia.
  • Hipertensión crónica. La hipertensión crónica es presión arterial alta que estaba presente antes del embarazo o que se presenta antes de las 20 semanas de embarazo. Sin embargo, como la presión arterial alta generalmente no tiene síntomas, puede ser difícil determinar cuándo comenzó.
  • Hipertensión crónica con preeclampsia superpuesta. Esta afección se produce en las mujeres que padecen presión arterial alta crónica antes del embarazo y que luego presentan un empeoramiento de la presión arterial alta y proteínas en la orina u otras complicaciones de salud durante el embarazo.
  • Preeclampsia. A veces, la hipertensión crónica o la hipertensión gestacional causan la preeclampsia, una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de lesión en otro sistema de órganos, por lo general, después de 20 semanas de embarazo. Si no se trata, la preeclampsia puede generar complicaciones graves, incluso mortales, tanto para la madre como para el bebé. Antes, la preeclampsia solo se diagnosticaba si una mujer embarazada tenía presión arterial alta y proteína en la orina. Sin embargo, ahora los expertos saben que es posible tener preeclampsia, aunque no haya proteína en la orina.

¿Por qué es un problema tener presión arterial alta durante el embarazo?

La presión arterial alta durante el embarazo presenta varios riesgos, entre ellos:

  • Menor flujo sanguíneo a la placenta. Si la placenta no recibe suficiente sangre, el bebé podría recibir menos oxígeno y menos nutrientes. Esto puede ocasionar un crecimiento lento, bajo peso al nacer o nacimiento prematuro. Si el bebé nace prematuro puede tener problemas respiratorios.
  • Desprendimiento de placenta. La preeclampsia aumenta el riesgo de desprendimiento de placenta, que consiste en que la placenta se separa de la pared interior del útero antes del parto. Un desprendimiento grave puede ocasionar sangrado intenso y daños a la placenta; esto puede poner en riesgo tu vida y la de tu bebé.
  • Parto prematuro. A veces, se necesita un parto prematuro para prevenir las complicaciones que pueden poner en riesgo la vida.
  • Enfermedad cardiovascular en el futuro. La preeclampsia aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular) en el futuro. El riesgo se vuelve incluso mayor si has tenido preeclampsia más de una vez o si ya has tenido un parto prematuro. Para minimizar el riesgo, después del parto intenta mantener tu peso ideal, come una variedad de frutas y vegetales, haz ejercicio de manera regular y no fumes.

¿Qué debo saber sobre la preeclampsia?

A veces, la preeclampsia no provoca síntomas. La presión arterial alta puede presentarse lentamente, pero suele tener una aparición repentina. Controlar tu presión arterial es una parte importante de tu cuidado prenatal, porque el primer signo de preeclampsia es, con frecuencia, el aumento de la presión arterial. La presión arterial de 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg) o más —documentada en dos ocasiones, al menos con cuatro horas de diferencia— es anormal.

Otros signos y síntomas de preeclampsia pueden ser:

  • Exceso de proteínas en la orina (proteinuria) u otros signos de problemas renales
  • Dolores de cabeza intensos
  • Cambios en la visión, entre ellos, pérdida temporal de la visión, visión borrosa o sensibilidad a la luz
  • Dolor en la parte superior del abdomen, por lo general, debajo de las costillas y en el lado derecho
  • Náuseas o vómitos
  • Menor producción de orina
  • Niveles más bajos de plaquetas en la sangre (trombocitopenia)
  • Función hepática alterada
  • Dificultad para respirar, causada por la presencia de líquido en los pulmones

A menudo, la preeclampsia viene acompañada de un aumento de peso repentino e hinchazón (edema), especialmente en el rostro y en las manos. Pero esto también ocurre en muchos embarazos normales, por lo que no se consideran signos fiables de preeclampsia.

¿Es seguro tomar medicamentos para la presión arterial durante el embarazo?

Cualquier medicamento que tomes durante el embarazo puede afectar al bebé. Si bien se considera que algunos medicamentos que se utilizan para bajar la presión arterial son seguros durante el embarazo, otros —como los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueantes de los receptores de la angiotensina y los inhibidores de la renina—, por lo general, se evitan durante el embarazo.

Sin embargo, el tratamiento es importante. El riesgo de tener un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular y otros problemas asociados con la presión arterial alta no desaparece durante el embarazo. Además, la presión arterial alta también puede ser peligrosa para el bebé.

Si necesitas medicamentos para controlar la presión arterial durante el embarazo, el profesional de salud te recetará el medicamento más seguro en la dosis más adecuada. Toma los medicamentos tal como te los recetaron. No suspendas ningún medicamento ni ajustes la dosis por tu cuenta.

July 29, 2014 See more In-depth