Dolor de espalda durante el embarazo: 7 consejos para aliviarlo

El dolor de espalda durante el embarazo no es una sorpresa, pero aún así merece atención. Considera siete formas de aliviar el dolor de espalda durante el embarazo — desde buena postura y actividad física hasta terapias complementarias.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El dolor de espalda durante el embarazo es una molestia común — y no es nada extraño.  Estás subiendo de peso, tu centro de gravedad cambia y tus hormonas relajan los ligamentos en las articulaciones de tu pelvis. Sin embargo, con frecuencia, puedes evitar o aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Considera siete formas de deshacerte del dolor de espalda durante el embarazo.

1. Practica una buena postura

Conforme crece tu bebé, tu centro de gravedad se desplaza hacia adelante. Para evitar caerte hacia adelante, debes compensar tu postura inclinándote hacia atrás — lo que puede presionar los músculos en la parte baja de tu espalda y contribuir al dolor de espalda durante el embarazo. Ten en cuenta estos principios de buena postura:

  • Párate derecha y erguida.
  • Mantén tu pecho en alto.
  • Mantén tus hombros hacia atrás y relajados.
  • No juntes las rodillas.

Cuando te pares, separa las piernas para un mejor apoyo. Si debes permanecer de pie por largos periodos, descansa un pie en un taburete bajo — y toma tiempo para descansos frecuentes.

Una buena postura también significa sentarse con cuidado. Elige una silla que soporte tu espalda o coloca una pequeña almohada detrás de la parte baja de tu espalda .

2. Consigue las cosas adecuadas

Usa zapatos de tacón bajo — no de piso — con un buen soporte para el arco. Evita los zapatos de tacón alto que pueden ocasionar que te vayas hacia adelante y te caigas.

Debes considerar también usar una faja de soporte para maternidad. Aunque las investigaciones sobre la efectividad de las fajas de soporte para maternidad son limitadas, algunas mujeres encuentran útil el soporte adicional.

3. Levanta cosas de manera adecuada

Cuando levantes un objeto pequeño, ponte en cuclillas y levántalo con la fuerza de tus piernas. No dobles la cintura ni levantes con tu espalda. Es importante también conocer tus límites. Pide ayuda si la necesitas.

4. Duerme de lado

Duerme de lado, no de espaldas. Mantén una o ambas rodillas flexionadas. Considera usar almohadas para embarazo o de soporte entre tus rodillas flexionadas, bajo tu abdomen y detrás de tu espalda.

April 05, 2016 See more In-depth