Enfermedades cardíacas y embarazo: infórmate sobre los riesgos

El embarazo tensiona el corazón y el sistema circulatorio; sin embargo, muchas mujeres con enfermedades cardíacas dan a luz a bebés sanos. Infórmate sobre los riesgos y sobre cómo prevenir las complicaciones.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes una enfermedad cardíaca, necesitarás atención médica especial durante el embarazo. Esto es lo que necesitas saber sobre las enfermedades cardíacas y el embarazo.

¿Cómo afecta el embarazo al corazón?

El embarazo tensiona el corazón y el sistema circulatorio. Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta en un 30 a 50 por ciento para nutrir al bebé en crecimiento. La cantidad de sangre que el corazón bombea cada minuto también aumenta en un 30 a 50 por ciento. La frecuencia cardíaca también aumenta. Estos cambios hacen que el corazón trabaje más.

El trabajo de parto y el parto también aumentan el esfuerzo del corazón. Durante el trabajo de parto, especialmente cuando pujas, sentirás cambios abruptos en el flujo sanguíneo y en la presión. Cuando nace el bebé, la disminución del flujo sanguíneo a través del útero también tensiona el corazón.

¿Cuáles son los riesgos?

Los riesgos dependen de la naturaleza y de la gravedad de la afección cardíaca no diagnosticada. Por ejemplo:

  • Problemas en el ritmo cardíaco. Las anomalías menores en el ritmo cardíaco son frecuentes durante el embarazo. Por lo general, no son motivo para preocuparse.
  • Problemas en las válvulas cardíacas. Si tienes una válvula cardíaca artificial, o si el corazón o las válvulas tienen cicatrices o malformaciones, podrías correr un mayor riesgo de tener complicaciones durante el embarazo. Si las válvulas no están funcionando de forma adecuada, podrías tener problemas para tolerar el aumento del flujo sanguíneo.

    Además, las válvulas artificiales o anormales implican un mayor riesgo de endocarditis, una infección del recubrimiento del corazón y de las válvulas cardíacas que puede poner en riesgo la vida. Las válvulas cardíacas artificiales mecánicas también representan riesgos graves durante el embarazo debido a la necesidad de ajustar el consumo de anticoagulantes y a la posibilidad de coagulación (trombosis) en las válvulas cardíacas que puede poner en riesgo la vida.

  • Insuficiencia cardíaca congestiva. A medida que aumenta el volumen de la sangre, la insuficiencia cardíaca congestiva puede empeorar.
  • Defecto cardíaco congénito. Si naciste con un problema cardíaco, tu bebé corre un mayor riesgo de padecer también algún tipo de defecto cardíaco. Además, podrías correr el riesgo de tener un parto prematuro.

¿Algunas enfermedades del corazón causan más complicaciones que otras?

Determinadas enfermedades del corazón, como los problemas en la válvula mitral o en la válvula aórtica, pueden representar riesgos que pongan en peligro la vida de la madre o la del bebé. Según las circunstancias, algunas enfermedades del corazón podrían requerir tratamientos más importantes —como una cirugía cardíaca—, antes de que intentes concebir un hijo.

El riesgo que implica el embarazo en las mujeres que tienen una enfermedad congénita poco frecuente conocida como «síndrome de Eisenmenger» o presión arterial alta que afecta las arterias de los pulmones y del lado derecho del corazón (hipertensión pulmonar) es tan alto que no se recomienda quedar embarazada.

¿Qué sucede con los medicamentos?

Cualquier medicamento que tomes durante el embarazo puede afectar al bebé. Sin embargo, con frecuencia, los beneficios superan los riesgos. Si necesitas medicación para controlar una enfermedad cardíaca, el profesional de salud te recetará el medicamento más seguro en la dosis más adecuada.

Toma los medicamentos tal como te los recetaron. No suspendas ningún medicamento ni ajustes la dosis por tu cuenta.

¿Qué debería hacer para prepararme para el embarazo?

Antes de intentar quedar embarazada, pide una consulta con el cardiólogo y con el profesional de salud que estará a cargo de tu embarazo. Además, es recomendable que veas a los otros miembros del equipo de atención médica, como tu médico de cabecera. El equipo médico evaluará cuán bien controlas el trastorno cardíaco y considerará algún tipo de cambio de tratamiento que posiblemente debas hacer antes de que comience el embarazo.

Ciertos medicamentos que se suelen usar para tratar los trastornos cardíacos no se utilizan durante el embarazo. Según las circunstancias, el profesional de salud podría ajustar la dosis o reemplazar el medicamento y explicarte los riesgos relacionados.

July 11, 2014 See more In-depth