Nutrición en el embarazo: Alimentos que debes evitar durante el embarazo

Más alimentos de los que imaginas pueden afectar tu salud o la de tu bebé. Descubre qué alimentos debes evitar durante el embarazo.

By Mayo Clinic Staff

Tú quieres lo que es mejor para tu bebé. Por eso añades rebanadas de fruta a su cereal como desayuno fortificado, complementas sus ensaladas con garbanzos y como colación incluyes almendras. Pero, ¿sabes qué alimentos evitar durante el embarazo?

Comienza con lo básico en la nutrición durante el embarazo. Entender qué alimentos debes evitar durante el embarazo puede ayudarte a hacer elecciones más saludables para ti y tu bebé.

Evita mariscos con elevada cantidad de mercurio.

Los mariscos pueden ser una gran fuente de proteína y los ácidos grasos omega 3 que hay en muchos peces pueden estimular el desarrollo de los ojos y el cerebro de tu bebé. Sin embargo, algunos peces y mariscos contienen niveles de mercurio potencialmente peligrosos. Demasiado mercurio puede dañar el desarrollo del sistema nervioso de tu bebé.

Mientras más grande y viejo sea el pescado, más mercurio puede contener. La Food and Drug Administration de los EUA (FDA) y la Environmental Protection Agency (EPA) alientan a las mujeres embarazas a evitar:

  • Pez espada
  • Tiburón
  • Caballa gigante
  • Pangasius

Entonces, ¿qué es seguro? Algunos tipos de mariscos contienen poco mercurio. Las Dietary Guidelines for Americans del año 2010 recomienda de 8 a 12 onzas — dos comidas promedio — de mariscos a la semana para mujeres embarazadas. Considera:

  • Camarones
  • Salmón
  • Abadejo
  • Bagre
  • Anchoas
  • Trucha

Sin embargo, limita el atún albacora y el filete de atún a no más de 6 onzas (170 gramos) a la semana. Del mismo modo, ten en cuenta que mientras que el atún light enlatado en promedio parece seguro, algunas pruebas han mostrado que los niveles de mercurio pueden variar de lata en lata.

Además, ten en cuenta que no todos los investigadores están de acuerdo con esos límites, citando a un estudio que no observó efectos negativos en mujeres que comieron más mariscos que los aprobados por los lineamientos de la FDA.

Evita los mariscos crudos, semicrudos o contaminados

Para evitar las bacterias o virus dañinos en los mariscos:

  • Evita el pescado crudo y los moluscos crudos. Algunos ejemplos incluyen sushi, sashimi y ostras crudas, vieiras o almejas.
  • Evita los mariscos semicrudos refrigerados. Algunos ejemplos incluyen los mariscos etiquetados como estilo nova, salmón y arenque ahumados o deshidratados. Está bien comer mariscos ahumados si son un ingrediente de un guisado u otro platillo cocinado. Las versiones enlatadas o en conserva también son seguras.
  • Comprende las recomendaciones de pesca locales. Si comes pescado de aguas locales, presta atención a las recomendaciones de pesca locales — especialmente si la contaminación del agua es un problema. Si no hay recomendaciones disponibles, limita la cantidad de pescado de aguas locales que consumes a 6 onzas (170 gramos) a la semana y no comas otros pescados esa semana.
  • Cocina los mariscos correctamente. Cocina el pescado a una temperatura interna de 145 °F (63 °C). El pescado está listo cuando se separa en escamas y se ve completamente opaco. Cocina los camarones, la langosta y las vieiras hasta que tengan un color blanco lechoso. Cocina las almejas, los mejillones y las ostras hasta que sus conchas se abran. Desecha cualquiera que no se abra.

Evita la carne mal cocida, aves y huevos

Durante el embarazo, estás en mayor riesgo de envenenamiento bacteriano por comida. Tu reacción puede ser más seria que si no estuvieras embarazada. Raras veces, el envenenamiento por comida también afecta al bebé.

Para prevenir una infección alimentaria:

  • Cuece por completo todas las carnes antes de comerlas. Utiliza un termómetro de carnes para estar seguro.
  • Cocina hot dogs y almuerzos que contengan carne hasta que estén cocidos de manera adecuada — o evítalos por completo. Pueden ser fuente de una enfermedad rara pero potencialmente grave transmitida por alimentos conocida como listeriosis.
  • Evita patés refrigerados y patés de carne. No obstante, las versiones enlatadas y no precederas están bien.
  • Cocina los huevos hasta que las yemas y las claras estén firmes. Los huevos crudos pueden estar contaminados con bacterias dañinas. Evita los alimentos hechos con huevos parcialmente cocidos o crudos, como ponche de huevo, pastas crudas y recién preparadas o salsa holandesa casera y aderezo de ensalada César.

Evita los alimentos no pasteurizados

Muchos productos lácteos sin grasa — como la leche descremada, el queso mozzarella y el queso cottage — pueden ser una parte saludable de tu dieta. Sin embargo, cualquier cosa que contenga leche no pasteurizada, está prohibida. Estos productos pueden causar una enfermedad transmitida por alimentos. Evita los quesos suaves, como el Brie, feta y queso azul, a menos que estén claramente etiquetados como pasteurizados o elaborados con leche pasteurizada. Además, evita tomar jugo no pasteurizado.

Sept. 04, 2014 See more In-depth