Embarazo y obesidad: infórmate sobre los riesgos

¿Te preocupa la obesidad durante el embarazo? Conoce los riesgos de la obesidad durante el embarazo y las medidas que puedes tomar para llevar un embarazo saludable.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Estar obesa durante el embarazo puede afectar considerablemente tu salud y la de tu bebé. Infórmate sobre las posibles complicaciones, las recomendaciones para el aumento de peso y lo que puedes hacer para fomentar un embarazo saludable.

¿Qué se considera obesidad?

La obesidad se define como una cantidad excesiva de grasa corporal. Una fórmula basada en la estatura y el peso, llamada «índice de masa corporal (IMC)», se suele usar para determinar si una persona es obesa.

IMC Estado del peso
Inferior a 18,5 Bajo peso
De 18,5 a 24,9 Normal
25-29,9 Sobrepeso
30 o superior Obesidad
40 o superior Obesidad extrema

¿Podría la obesidad afectar la capacidad de quedar embarazada?

Ser obesa puede perjudicar la fecundidad al inhibir la ovulación normal. La obesidad también puede afectar el resultado de la fecundación in vitro. A medida que el IMC de una mujer aumenta, también lo hace el riesgo de una fecundación in vitro sin éxito.

¿Cómo podría la obesidad afectar mi embarazo?

Ser obesa durante el embarazo aumenta el riesgo de tener diversas complicaciones, como las siguientes:

  • Diabetes gestacional. Las mujeres que son obesas tienen más probabilidades de tener un tipo de diabetes que se desarrolla durante el embarazo (diabetes gestacional) que las mujeres que tienen un peso normal.
  • Preeclampsia. Las mujeres que son obesas tienen un mayor riesgo de tener una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de lesión en otro sistema de órganos, en general los riñones (preeclampsia).
  • Infecciones. Las mujeres que son obesas durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener infecciones urinarias. La obesidad también aumenta el riesgo de tener una infección posparto, independientemente de si el bebé nace por vía vaginal o por cesárea.
  • Embarazo pasado de término. La obesidad aumenta el riesgo de que el embarazo continúe más allá de la fecha de parto prevista.
  • Problemas con el trabajo de parto. La inducción del trabajo de parto es más frecuente en las mujeres que son obesas. La obesidad también puede interferir con el uso de determinados tipos de analgésicos, como un bloqueo epidural.
  • Cesárea. La obesidad durante el embarazo aumenta la probabilidad de tener al bebé mediante una cesárea optativa o de urgencia. La obesidad también aumenta el riesgo de tener complicaciones por la cesárea, como infecciones de la herida. Las mujeres que son obesas también tienen menos probabilidades de tener un parto vaginal exitoso después de una cesárea.
  • Pérdida del embarazo. La obesidad aumenta el riesgo de tener un aborto espontáneo.
March 27, 2015 See more In-depth