He hecho ejercicio de manera regular durante años. Ahora que estoy embarazada, ¿debo limitar mi frecuencia cardíaca durante el ejercicio?

Answers from Yvonne Butler Tobah, M.D.

Si hacías ejercicio regularmente antes del embarazo, no hay necesidad de prestar tanta atención a tu frecuencia cardíaca para el ejercicio durante el embarazo.

Años atrás, algunos expertos recomendaban una frecuencia cardíaca inferior a 140 latidos por minuto para hacer ejercicio durante el embarazo. Sin embargo, en la actualidad, no suelen imponerse límites de frecuencia cardíaca durante el embarazo. Para mujeres sanas, el Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos) recomienda al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica de intensidad moderada (preferentemente, distribuida en toda la semana), sin ningún límite específico de frecuencia cardíaca. Esta recomendación también sugiere que las mujeres embarazadas que antes realizaban actividad aeróbica de intensidad vigorosa o mucha actividad pueden continuar con sus actividades, siempre que se mantengan saludables y consulten con sus profesionales de salud acerca de las necesidades de realizar ajustes en la actividad con el paso del tiempo.

De todas maneras, es importante tomar precauciones razonables para el ejercicio durante el embarazo. Obtén la aprobación del profesional de salud para cualquier ejercicio que vayas a hacer durante el embarazo. Esto es especialmente importante si tienes enfermedades o riesgos conocidos, entre ellos:

  • Antecedentes de trabajo de parto prematuro
  • Insuficiencia de cuello uterino
  • Placenta previa (cuando la placenta del bebé recubre el cuello del útero) durante el tercer trimestre
  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Diabetes tipo 1 mal controlada

Modera tu ritmo de forma adecuada. En general, deberías poder mantener una conversación mientras haces ejercicio. Si no puedes hablar normalmente mientras estás haciendo ejercicio, probablemente te estás esforzando demasiado.

Al hacer ejercicio, mantente hidratada, evita ejercicios que requieran que te acuestes sobre la espalda por períodos de tiempo prolongados y detente si presentas signos o síntomas inusuales, como sangrado vaginal, dolor de pecho o contracciones dolorosas. Comunícate con el profesional de salud si presentas algún síntoma que te preocupe mientras haces ejercicio.

With

Yvonne Butler Tobah, M.D.

July 15, 2017 See more Expert Answers