Descubre la diferencia real entre los alimentos orgánicos y los que se cultivan en forma tradicional en cuanto a nutrición, seguridad, y precio.

Escrito por personal de Mayo Clinic

En el pasado, sólo se encontraba en las tiendas de alimentos naturales, pero ahora los alimentos orgánicos se encuentran en la mayoría de los supermercados. Y esto ha creado un poco de dilema en el área de las frutas y verduras.

Por un lado tienes una manzana cultivada de modo convencional. Por otro, tienes la orgánica. Ambas manzanas son firmes, brillantes, y rojas. Las dos te proporcionan vitaminas y fibra, y ninguna tiene grasa, sodio, y colesterol. ¿Cuál elegir? Infórmate antes de ir de compras.

La palabra "orgánico" se refiere a la manera en que los granjeros cultivan y procesan los productos de agricultura como las frutas, verduras, los granos, lácteos y la carne. Las prácticas de agricultura orgánicas están diseñadas a animar la conservación de la tierra y el agua y a reducir la contaminación.

Los agricultores que cultivan productos orgánicos no usan métodos convencionales para fertilizar y controlar las hierbas. Algunos ejemplos de las prácticas usadas en la agricultura orgánica incluyen usar fertilizantes naturales para alimentar la tierra y las plantas y usar rotación de cultivos o capas protectoras como mantillo para controlar las hierbas.

USDA (el Departamento de agricultura de los Estados Unidos) ha establecido un programa de certificación para agricultura orgánica que requiere que todos los alimentos orgánicos cumplan con estrictos estándares gubernamentales. Estos estándares regulan cómo estos alimentos se cultivan, se manejan, y se procesan.

Cualquier producto etiquetado como orgánico debe estar certificado por USDA. Sólo los productores que venden menos de $5.000 por año en alimentos orgánicos están exentos de esta certificación, pero todavía tienen que seguir los estándares de USDA para los alimentos orgánicos.

Si un alimento tiene una etiqueta de USDA Orgánico, esto significa que fue producido y procesado de acuerdo a los estándares de USDA. El sello es voluntario, pero muchos productores de alimentos orgánicos lo usan.

Los productos completamente orgánicos — como frutas, verduras, huevos, u otros alimentos con un solo ingrediente — están etiquetados como 100 por ciento orgánicos y llevan el sello de USDA.

Los alimentos que tienen más de un ingrediente, como cereales para el desayuno, pueden usar el sello de USDA además del texto que sigue, dependiendo del número de ingredientes orgánicos:

  • 100 por ciento orgánico. Para usar esta frase, los productos deben ser completamente orgánicos o estar formados por ingredients totalmente orgánicos.
  • Orgánico. Los productos deben ser por lo menos 95 por ciento orgánicos para usar este término.

Los productos que contienen ingredientes que son por lo menos 70 p por ciento orgánicos pueden indicar "hecho con ingredientes orgánicos" en la etiqueta, pero no pueden usar el sello. Los alimentos que contienen ingredientes que son menos de 70 por ciento orgánicos no pueden usar el sello ni la palabra "orgánico" en la etiqueta. Pero pueden incluir los ingredientes orgánicos en la lista de ingredientes.

No, "natural" y "orgánico" no son términos intercambiables. En las etiquetas puedes ver términos como "natural, " "completamente natural," "sin jaulas" o "sin hormonas". Estas descripciones deben ser verdaderas, pero no las confundas con el término "orgánico". Sólo los alimentos que se cultivan y se procesan de acuerdo a los estándares de USDA para productos orgánicos pueden decirlo en la etiqueta.

Probablemente no, pero todavía la respuesta no está clara. Un estudio reciente examinó los artículos científicos publicados en los últimos 50 años sobre el contenido nutricional de los alimentos orgánicos y los convencionales. Los investigadores concluyeron que los alimentos orgánicos y los convencionales no difieren significativamente en su contenido nutricional.

Muchos factores influyen en la decisión de elegir alimentos orgánicos. Algunas personas los eligen porque prefieren el sabor. Pero otros optan por los alimentos orgánicos a causa de preocupaciones como:

  • Pesticidas. Los agricultores convencionales usan pesticidas sintéticos para proteger sus cultivos de mohos, insectos, y enfermedades. Cuando los granjeros diseminan el pesticida, éste puede dejar un residuo en el alimento. Los agricultores orgánicos usan trampas para insectos, selección cuidadosa del cultivo (variedades que sean resistentes a las enfermedades), insectos depredadores o microorganismos beneficiosos en lugar de controlar las plagas que dañan los cultivos. Algunas personas compran alimentos orgánicos para limitar su exposición a estos residuos de pesticida. Las frutas y verduras orgánicas típicamente tienen un residuo de pesticida significativamente más bajo que las convencionales. Pero estos residuos en la mayoría de los alimentos — tanto orgánicos como convencionales — no exceden los límited de seguridad del gobierno.
  • Aditivos a los alimentos. Las regulaciones orgánicas prohiben o restringen severalmente el uso de aditivos a los alimentos, las sustancias usadas en el procesamiento que no se añaden directamente a la comida, y agentes fortificantes comúnmente usados en los alimentos no orgánicos, incluendo conservadores, edulcorantes artificiales, color y saborizadores, y glutamato monosódico.
  • Medio ambiente. Alguna gente compra alimentos orgánicos por razones ambientales. Las prácticas de la agricultura orgánica están diseñadas para beneficiar el medio ambiente al reducir la contaminación y conservar la calidad del aire y la tierra.

Una preocupación común sobre los alimentos orgánicos es el costo. Típicamente cuestan más que los alimentos convencionales. En parte, los precios más altos se deben a las prácticas de agricultura más caras.

Como las frutas y verduras orgánicas no se tratan con ceras ni conservadores, puede que se echen a perder más rápido. Además, algunas frutas y verduras orgánicas pueden no parecer perfectas — con formas extrañas, colores que varían o de tamaño más pequeño. Pero los alimentos orgánicos deben cumplir con los mismos estándares en cuanto a calidad y a seguridad que los convencionales.

Ya sea que compres todo orgánico o que optes por mezclar alimentos orgánicos y convencionales, piensa en estos consejos:

  • Selecciona una variedad de alimentos de una variedad de procedencias. Esto te daráuna mejor mezcla de nutrientes y reducirá tu probabilidad de estar expuesto a un solo pesticida.
  • Cuando sea posible, compra frutas y verduras de estación. Para comprar las frutas y verduras más frescas, pregúntale a tu vendedor cuándo llega el nuevo pedido. O compra alimentos de tu mercado local de granjeros.
  • Lee con cuidado las etiquetas de los alimentos. Porque la etiqueta de un producto diga que es orgánico o porque contenga ingredientes orgánicos no significa necesariamente que es una alternativa más sana. Algunos productos orgánicos todavía pueden tener mucha azúcar, sal, grasa, o muchas calorías.
  • Lava y cepilla las frutas y verduras frescas con cuidado bajo agua corriente del grifo. Lavarlas ayuda a quitar la tierra, bacterias, y residuos de sustancias químicas de la superficie. No todo el residuo de pesticidas se puede quitar lavándolas. También puedes pelar algunas frutas y verduras, pero pelarlas puede hacer que pierdas algo de fibra y nutrientes.
June 09, 2014