Entra en la rutina de planeación del menú

Al igual que todo hábito nuevo, la planeación del menú se hace más fácil con la práctica. Con el tiempo, encontrarás las formas de hacer que el proceso funcione para ti. Mientras tanto, aquí hay algunos consejos y trucos de los planificadores de menús expertos:

  • Intenta con un tema o dos. No empieces desde lo básico cada semana. Por ejemplo, designa los lunes como noches de pasta y los jueves como noches de pollo. Planea probar recetas nuevas en estas noches para combinar un poco las cosas.
  • Haz planes para las sobras y acaba con ellas. ¿Tienes pasta extra del lunes? Se puede recalentar para el almuerzo el martes. ¿Sobras de pollo del jueves? Utilízalas para aderezar una ensalada, preparar un sándwich o agrégalas a una sopa el fin de semana.
  • Recicla tus menús. No te deshagas de tu plan de menú al final de la semana. En lugar de ello, consérvalo y vuelve a usarlo luego.
  • Sé flexible. Tu menú no está grabado en piedra. No dudes en cambiar las cosas. O designa una noche como "la elección del cocinero" y utiliza esa noche para vaciar el refrigerador al preparar un platillo a la cacerola, sofrito u otra comida combinada.

Disfrutar de toda la gloria

Tómate un momento para sentirte bien, sabiendo que planear un menú hace más fácil que lleves una dieta saludable. ¡Date una palmadita extra en la espalda por ahorrar dinero mientras lo haces!

Sept. 25, 2014 See more In-depth