Comidas sin carne: Los beneficios de comer menos carne

Se puede comer sano sin gastar mucho. Una manera de conseguir ahorros saludables es servir carne con menos frecuencia.

By Mayo Clinic Staff

Puede parecer un reto servir comidas saludables con poco presupuesto. Las comidas sin carne se basan en las verduras, los frijoles y los cereales en vez de en la carne, que suele ser más cara. Puedes ahorrar dinero sin comer carne una o dos veces por semana. Además, las comidas sin carne ofrecen beneficios para la salud.

El factor de la salud

Una dieta basada en vegetales, que enfatiza las frutas, las verduras, los cereales, los frijoles, las legumbres y las nueces es rica en fibra, vitaminas y otros nutrientes. La gente que sólo se alimenta de estas dietas, es decir, los vegetarianos, generalmente ingieren menos calorías y menos grasas, pesan menos y tienen menor riesgo de padecer enfermedades del corazón que los no vegetarianos.

Sólo el hecho de comer menos carne tiene un efecto protector. Un estudio del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos realizado en 500,000 personas encontró que aquellos que comían más carne de res diariamente tenían un 30% más de probabilidades de morir de cualquier causa durante un periodo de 10 años que aquellos que ingerían menos cantidad. La salchicha, los fiambres y otras carnes procesadas también incrementan este riesgo. Aquellos que se alimentaban con más productos como las aves o el pescado tenían un menor porcentaje de riesgo de muerte.

¿Cuánta proteína se necesita?

El hecho es que la mayoría de estadounidenses consumen suficiente proteína en sus dietas. Los adultos generalmente necesitan de un 10% a un 35% del total de las calorías diarias de la proteína. En base a una dieta de 2,000 calorías diarias, estas cantidades se traducen en 50 a 175 gramos de proteína por día. Por supuesto, se pueden conseguir estas proteínas de otros productos que no sean carne.

De hecho, las Guías Dietéticas para los estadounidenses recomiendan escoger entre una variedad de alimentos que contienen proteínas, incluyendo los huevos, la leche descremada y productos derivados, los frijoles y los chícharos, los productos de la soya y las nueces y semillas sin sal. También sugieren reemplazar los alimentos que contienen proteína con más grasas sólidas por opciones que contengan menos y que tengan menos calorías. Las grasas procedentes de la carne, las aves, los huevos y los productos lácteos altos en grasas, como el queso, se consideran grasas sólidas, mientras que las grasas de los mariscos, las nueces y las semillas se consideran aceites.

Aug. 19, 2014 See more In-depth