No te guíes solamente por la sed para saber cuándo beber. Cuando sientas sed, es posible que ya estés ligeramente deshidratado. Para mantener a raya la deshidratación y asegurarte de que tu cuerpo tiene el líquido que necesita, considera el agua como tu elección al beber. Si estás sano, procura beber un vaso de agua con cada comida y entre ellas, además de antes, durante y después de practicar ejercicio. Habla con tu doctor antes de aumentar tu consumo de agua si eres un adulto mayor y tomas diuréticos para la presión alta. Puede que estés a riesgo de tener muy poco sodio en la sangre (hiponatremia).

Nov. 23, 2016