El sexo después del embarazo: Establece tu propio tiempo

Es posible que el sexo después del embarazo sea la última cosa en la que pienses. Entiende qué puedes esperar y cómo renovar la intimidad con tu pareja.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El sexo después del embarazo ocurre. Honestamente. Sin embargo, en primer lugar, es probable que el dolor vaginal y el agotamiento cobren su precio. Ya sea que estés de humor o la intimidad sexual sea lo último en lo que piensas, esto es lo que necesitas saber sobre el sexo después del embarazo.

Después de que nace el bebé, ¿qué tan pronto puedo tener relaciones sexuales?

Ya sea que hayas tenido un parto natural o cesárea, tu cuerpo necesitará tiempo para sanar. Considera esperar para tener relaciones sexuales hasta que tu proveedor de atención médica te dé luz verde — a menudo de cuatro a seis semanas después del parto. Esto le da tiempo al cérvix para cerrarse, al sangrado posparto para detenerse y a cualquier desgarro o herida reparados para sanar.

La otra línea de tiempo que importa es la tuya. Algunas mujeres se sienten listas para volver a tener relaciones sexuales unas cuantas semanas después del parto, mientras que otras necesitan unos cuantos meses — o incluso más. Los factores como la fatiga, el estrés y el miedo a sentir dolor pueden afectar tu impulso sexual.

¿Me va a doler?

Los cambios hormonales pueden dejar tu vagina seca y sensible, en especial si estás amamantando. Es posible que experimentes cierto dolor durante las relaciones sexuales si estás sanando de una episiotomía o desgarres perineales, especialmente desgarres extensos.

Para ayudar a aliviar cualquier molestia durante las relaciones sexuales, tómalo con calma. Empiecen con abrazos, besos o un masaje. Aumenten gradualmente la intensidad de la estimulación. Si la sequedad vaginal es un problema, utiliza una crema o gel lubricante. Prueben diferentes posiciones para liberar la presión de cualquier área adolorida y controlar la penetración. También pueden discutir alternativas al coito vaginal, como la estimulación oral o manual, hasta que hayas sanado por completo. Dile a tu pareja lo que se siente bien — y lo que no.

También puedes tomar medidas para aliviar el dolor con anticipación, como vaciar tu vejiga, tomar un baño tibio o tomar un analgésico de venta libre. Si experimentas ardor después, aplica hielo envuelto en una toalla pequeña en el área.

También es importante enfocarse en el momento. Mantén tu mente en ti y en tu pareja — no en los pañales, la ropa sucia y otras tareas del hogar.

Si la relación sexual sigue siendo dolorosa, consulta con tu profesional de atención médica sobre las posibles opciones de tratamiento.

¿Será diferente?

Después del parto, la disminución del tono muscular en la vagina podría reducir la fricción placentera durante una relación sexual — lo que puede afectar la excitación. Por lo general esto es temporal.

Para tonificar los músculos del suelo pélvico prueba los ejercicios de Kegel. Simplemente aprieta tus músculos pélvicos como si estuvieras interrumpiendo el flujo de la orina. Trabaja en mantener los músculos contraídos durante 10 segundos, relaja por 10 segundos entre contracciones. Una vez que lo domines, haz por lo menos 3 series de 10 ejercicios de Kegel al día.

July 02, 2015 See more In-depth