Trabajo de parto y parto: analgésicos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Introducción

Muchos tipos de medicamentos pueden aliviar el dolor durante el trabajo de parto y el parto. La anestesia epidural y los bloqueos de la columna son elecciones frecuentes, pero también tienes otras opciones. Trabaja con tu equipo de atención médica para tomar la mejor decisión para ti y para tu bebé.

Usa esta guía para conocer más sobre los medicamentos específicos que se usan durante el trabajo de parto y el parto.

Bloqueo epidural

Descripción

El bloqueo epidural es un analgésico regional que se puede usar durante el trabajo de parto. Un bloqueo epidural con más medicamentos o medicamentos más fuertes, como anestesias, puede usarse poco antes de una cesárea o si el parto vaginal requiere el uso de fórceps o parto con ventosa. Te pedirán que te sientes o recuestes de lado con la espalda curvada hacia afuera durante el procedimiento. El medicamento luego se inyecta en un pequeño espacio fuera de la médula espinal en la parte inferior de la espalda (espacio epidural). Es posible que te apliquen una dosis de prueba del medicamento para garantizar que la anestesia epidural esté colocada correctamente. Si no tienes problemas, te darán la dosis total. El medicamento surte efecto en 10 o 20 minutos.

Ventajas

La anestesia epidural alivia la mayor parte del dolor en la parte inferior del cuerpo, sin aminorar significativamente el trabajo de parto. Se puede usar de manera continua durante todo el trabajo de parto. Estarás despierta y alerta. La anestesia epidural ambulante, una combinación de anestesia epidural y bloqueo epidural que podría permitirte caminar durante el trabajo de parto, ya que tienes suficiente fuerza muscular, está disponible en algunas instalaciones. El bloqueo epidural generalmente tiene poco o ningún efecto en el bebé.

Desventajas

La anestesia epidural podría afectar más a un lado del cuerpo que al otro. También podría disminuir la presión arterial, lo cual podría disminuir la frecuencia cardíaca del bebé. Si la anestesia afecta a la pared torácica, es posible que temporalmente sientas dificultad para respirar. Debido a que la anestesia epidural puede bloquear la habilidad de vaciar la vejiga, tal vez necesites un catéter. Es posible tener fiebre y picazón. Incluso si te aplican una anestesia epidural ambulante, es posible que tengas que permanecer en cama durante el trabajo de parto. En raras ocasiones, es posible que tengas dolores de cabeza intensos mientras estés en posición vertical los días posteriores al parto.

Bloqueo espinal

Descripción

El bloqueo espinal es un tipo de analgesia regional que suele usarse para brindar alivio del dolor poco antes del parto. Por lo general, antes de una cesárea, se usa el bloqueo espinal con un medicamento más fuerte (anestesia). También puede usarse si el parto vaginal requiere el uso de fórceps o de ventosa. Te pedirán que te sientes o recuestes de costado durante el procedimiento. El medicamento se inyecta en el saco de líquido debajo de la médula espinal en la parte baja de la espalda y, por lo general, hace efecto en pocos minutos. Es frecuente que el bloqueo espinal se combine con el bloqueo epidural durante el trabajo de parto.

Ventajas

El bloqueo espinal ofrece un completo alivio del dolor en la parte inferior del cuerpo durante una o dos horas. El medicamento suele administrarse una sola vez y en una dosis pequeña. Estarás despierta y alerta. El bloqueo espinal, generalmente, tiene poco o ningún efecto en el bebé.

Desventajas

El bloqueo espinal podría reducirte la presión arterial, lo cual puede disminuir la frecuencia cardíaca del bebé. Si la anestesia afecta a la pared torácica, es posible que temporalmente sientas dificultad para respirar. Debido a que la anestesia intradural bloquea la capacidad de vaciar la vejiga, tal vez necesites un catéter. También podrías sentir picazón. En raras ocasiones, es posible que tengas dolores de cabeza intensos mientras estés en posición vertical los días posteriores al parto.

Tranquilizantes

Descripción

Pueden utilizarse distintos tranquilizantes —también llamados «opiáceos»— para disminuir el dolor durante el trabajo de parto. Los tranquilizantes pueden inyectarse en un músculo o a través de un catéter intravenoso. Si tienes un catéter intravenoso, es probable que puedas controlar la dosis. El medicamento hace efecto en minutos.

Ventajas

Los tranquilizantes disminuyen la percepción del dolor durante dos a seis horas y promueven el descanso.

Desventajas

Los tranquilizantes no eliminan el dolor. Pueden causar somnolencia y náuseas, y debilitan temporalmente la respiración tuya o de tu bebé.

June 06, 2014 See more In-depth