¿El bebé está enfermo? Cuándo buscar atención médica

Si un bebé sano se enferma, no debes asustarte. Entiende cuándo es necesario llamar al médico y cuándo debes buscar atención de emergencia para tu bebé.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando tienes un bebé, la fiebre y las infecciones ocasionales son inevitables. Pero incluso los padres que tienen experiencia con bebés enfermos pueden tener problemas para distinguir las enfermedades leves y el sentimiento normal de irritabilidad de los problemas graves. A continuación, te contamos en qué casos debes comunicarte con el médico y cuándo debes buscar atención de emergencia si tu bebé está enfermo.

Cuándo debes comunicarte con el médico de tu bebé

Una enfermedad ocasional generalmente no es nada por lo que preocuparse en un bebé sano, pero a veces es mejor comunicarse con el médico. Presta atención a los siguientes signos y síntomas:

  • Cambios en el apetito. Si el bebé se niega a comer varias veces seguidas o come poco, llama al médico.
  • Cambios en el comportamiento. Si a tu bebé le cuesta despertarse o si está excepcionalmente somnoliento, informa al médico de inmediato. Hazle saber al médico si tu bebé está extremadamente decaído, si llora más de lo habitual o si te resulta muy difícil consolarlo.
  • Sensibilidad en el ombligo o pene. Comunícate con el médico si la zona umbilical o el pene de tu bebé repentinamente se enrojece o comienza a supurar o sangrar.
  • Fiebre. Si tu bebé tiene menos de 3 meses, comunícate con el médico si presenta fiebre.

    Si tu bebé tiene entre 3 y 6 meses y tiene una temperatura de hasta 102 °F (38,9 °C) y parece enfermo, o tiene una temperatura superior a 102 °F (38,9 °C), comunícate con el médico.

    Si tu bebé tiene entre 6 y 24 meses y tiene una temperatura superior a 102 °F (38,9 °C) que dura más de un día pero no muestra ningún otro signo o síntoma, comunícate con el médico. Si tu bebé también presenta otros signos o síntomas, como resfrío, tos o diarrea, podrías comunicarte con el médico antes, según la gravedad.

    Si tu bebé tiene una fiebre que dura más de 3 días, comunícate con el médico.

  • Diarrea. Comunícate con el médico si las heces de tu bebé son especialmente blandas o acuosas.
  • Vómitos. La regurgitación ocasional, que es cuando el contenido del estómago del bebé fluye fácilmente a través de su boca, es normal. El vómito se produce cuando el flujo es fuerte, y sale a varias pulgadas de distancia en lugar de babear desde la boca. Comunícate con el médico si tu bebé vomita vigorosamente después de la alimentación o si no ha podido permanecer sin vomitar durante ocho horas.
  • Deshidratación. Comunícate con el médico si tu bebé llora con menos lágrimas, moja significativamente menos sus pañales o tiene la boca seca. Comunícate también con el médico si las partes blandas de tu bebé parecen hundidas.
  • Estreñimiento. Si tu bebé tiene menos deposiciones de lo habitual durante varios días y parece incómodo o se retuerce, comunícate con el médico.
  • Resfríos. Comunícate con el médico si tu bebé tiene un resfrío que interfiere con su respiración, tiene moco nasal durante más de 10 o 14 días, tiene dolor de oído o tos durante más de una semana.
  • Erupción cutánea o sarpullido. Comunícate con el médico si un sarpullido parece infectado o si tu bebé desarrolla repentinamente un sarpullido inexplicable, en especial si está acompañado de fiebre.
  • Secreción del ojo. Si uno o ambos ojos están enrojecidos o tienen mucosidades, comunícate con el médico.

Si piensas que debes comunicarte con el médico, hazlo. Después de algunas horas, podrías usar una línea de enfermería disponible las 24 horas ofrecida a través del consultorio del médico o tu compañía de seguro médico.

Sept. 20, 2016 See more In-depth