Examen de bienestar del bebé: qué esperar durante los controles de rutina

Un examen de bienestar del bebé incluye mediciones, vacunas y una evaluación de su desarrollo. Conoce los aspectos básicos de un examen de bienestar del bebé y cómo prepararte.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los exámenes del bebé sano, o controles de rutina, son importantes para controlar el crecimiento y el desarrollo de tu bebé. Estos exámenes también son una buena ocasión para entablar una relación con el médico de tu bebé.

El médico probablemente te recomiende acudir para el primer examen del bebé sano dentro de los tres a cinco días después del nacimiento o al poco tiempo de haber recibido el alta hospitalaria. Los exámenes del bebé sano adicionales serán cada pocas semanas y, posteriormente, cada pocos meses durante el primer año. En algunos casos, el médico de tu bebé puede pedirte controles más frecuentes. A continuación, te presentamos lo que se controlará durante estos exámenes.

Las medidas de tu bebé

El examen de bienestar del bebé habitualmente comienza con la toma de medidas. Necesitas quitarle la ropa al bebé para que se lo pueda pesar con precisión en una balanza para bebés. La longitud se medirá colocando al bebé sobre una superficie plana y estirándole las piernas. Se usará una cinta especial para medir la circunferencia de la cabeza.

Las mediciones se incluirán en un gráfico de crecimiento para determinar la curva de crecimiento del bebé. Esto ayudará a determinar si tu bebé crece con normalidad y establecerá una comparación de su crecimiento con otros niños de la misma edad.

Examen físico completo

Durante el control, debes saber que el médico realizará un examen físico exhaustivo. Menciona cualquier preocupación que tengas o cualquier área que desees que el médico revise. Estas son las áreas básicas:

  • Cabeza. El médico revisará las partes blandas (fontanelas) en la cabeza de tu bebé. Estos espacios entre los huesos del cráneo pueden tocarse sin problemas y permiten que el cerebro de tu bebé tenga margen para crecer. El médico también revisará la forma de la cabeza de tu bebé.
  • Oídos. El médico controlará que no haya líquido o una infección en los oídos de tu bebé con un instrumento llamado otoscopio. Además, podría observar la respuesta de tu bebé a varios sonidos, incluida tu voz.
  • Ojos. También podría observar los ojos de tu bebé con un instrumento llamado oftalmoscopio. A medida que tu bebé crece, el médico podría usar un objeto brillante o una linterna para captar la atención de tu bebé y luego seguir el movimiento de sus ojos.
  • Boca. Observar el interior de la boca de tu bebé podría revelar signos de candidiasis oral, una infección por levaduras común, que se trata fácilmente. A medida que tu bebé crece, el médico podría preguntarte si has notado que el bebé tiene más babeo o ganas de morder que habitualmente. Estos generalmente son los primeros signos de la dentición.
  • Piel. Durante el examen se podrían identificar varias enfermedades de la piel, incluidas marcas de nacimiento o sarpullidos.
  • Corazón y pulmones. El médico escuchará el corazón y los pulmones de tu bebé con un estetoscopio para detectar cualquier sonido o ritmo cardíaco anormal o dificultades para respirar. Los soplos cardíacos con frecuencia son inofensivos, no obstante, a veces se recomienda una consulta con un especialista.
  • Abdomen. Al presionar suavemente el abdomen de tu bebé, el médico puede detectar sensibilidad, órganos dilatados o una hernia umbilical, que ocurre cuando una parte del intestino o tejido graso cerca del ombligo atraviesa la pared muscular del abdomen.
  • Caderas y piernas. El médico podría mover las piernas de tu bebé para controlar que no haya dislocación u otros problemas con las articulaciones de la cadera.
  • Genitales. El médico probablemente inspeccionará los genitales de tu bebé para detectar sensibilidad, bultos u otros signos de infección. En el caso de las niñas, el médico podría preguntar acerca de la secreción vaginal. En el caso de los niños, el médico se asegurará de que ambos testículos hayan descendido hasta el escroto y, en el caso de haber circuncisión, si el pene está sanando correctamente.

A menos que tu bebé tenga necesidades o inquietudes especiales, no se necesitan pruebas de laboratorio en la mayoría de los exámenes de control.

El desarrollo de tu bebé

Las habilidades motoras y el desarrollo de tu bebé también son importantes. Según la edad de tu bebé, debes estar preparado para responder preguntas como estas:

  • ¿En qué medida tu bebé logra controlar la cabeza?
  • ¿Imita el bebé tus expresiones faciales y sonidos?
  • ¿Intenta el bebé coger los objetos o los coloca en su boca?
  • ¿Intenta voltearse?
  • ¿Puede el bebé sentarse con ayuda?
  • ¿Comienza a levantarse hasta quedar de pie?
  • ¿Usa los diferentes dedos para recoger objetos pequeños?
July 09, 2015 See more In-depth