Natación para niños: evita los riesgos para la salud

Un poco de preparación puede resultar útil cuando se trata de los niños y los juegos en el agua. Ten en cuenta estos consejos durante todo el año para la natación para niños.

Escrito por personal de Mayo Clinic

¿Está bien que un bebé con pañales chapotee en la piscina local? ¿Puede tu hijo usar una escayola o tubos de ventilación en el agua sin peligro? ¿Pueden las bacterias que se encuentran en la piscina o en el lago enfermar a tu pequeño?

Antes de ayudar a tu hijo a que se prepare, ten en cuenta las sugerencias prácticas de Jay L. Hoecker, M.D., especialista en pediatría emérito de Mayo Clinic, Rochester, Minnesota.

Los bebés y los niños pequeños, ¿pueden usar pañales en el agua?

Los pantaloncitos y los pañales para el agua repelen el agua y ajustan suavemente los muslos y la cintura del niño, pero no son impermeables. Si tu hijo defeca en el agua, es posible que la materia fecal se escape del pañal.

Un pañal sucio puede contener gérmenes que causan diarrea, incluido el parásito criptosporidio, que puede contaminar el agua de la piscina o de otros lugares de baño. En las personas sanas, la infección por criptosporidiosis provoca diarrea. Las consecuencias pueden ser más graves en las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados.

La orina en el agua es menos peligrosa que la materia fecal, pero es difícil separar ambas cosas cuando el niño usa pañales. Si permites que tu hijo nade con pañales, haz pausas para cambiarle el pañal en el baño o para usar el inodoro. No permitas que tu hijo ingrese en la piscina si tiene diarrea.

¿Es peligroso que un niño trague agua en la piscina?

Tu hijo, sin duda, va a tragar agua en la piscina en algún momento, especialmente cuando esté aprendiendo a nadar. Tragar un poco de agua en la piscina no suele ser motivo de preocupación, pero tragar mucha agua puede causar enfermedades. Alienta a tu hijo a que escupa toda el agua que le entre en la boca.

¿Los niños que tienen férulas pueden nadar?

Depende del tipo de férula:

  • Férula de escayola. Si tu hijo tiene una férula de escayola sobre una envoltura de tela, debe mantenerse fuera del agua. Tratar de proteger una férula de escayola con bolsas de plástico generalmente no es eficaz.
  • Férula de fibra de vidrio. Si tu hijo tiene una férula de fibra de vidrio que está revestida con un recubrimiento repelente al agua, generalmente no hay inconvenientes para nadar, siempre y cuando se tenga la aprobación del médico. Después de nadar, es importante enjuagar completamente el interior de la férula con agua limpia. En general, puedes dejar que la férula se seque por el contacto con el aire.

¿Los niños pueden nadar si tienen tubos de ventilación en los oídos?

Si tu hijo tiene tubos de ventilación en los oídos (pequeños cilindros que se colocan en el tímpano para drenar líquido y permitir el ingreso de aire al oído medio) consulta a su médico sobre la protección auditiva para nadar. Algunos médicos recomiendan que los niños que tienen tubos de ventilación en los oídos usen tapones cuando nadan para evitar el ingreso de bacterias al oído medio. Sin embargo, el uso rutinario de los tapones podría necesitarse solo cuando los niños se sumergen o cuando nadan en agua no tratada, como lagos y ríos.

¿Cuál es la mejor manera de prevenir la otitis de nadador?

La otitis de nadador es una infección que con frecuencia se trata con gotas para los oídos recetadas. Para prevenir la otitis de nadador:

  • Mantén los oídos secos. Recomiéndale a tu hijo usar tapones para oído cuando nada. Después de nadar, seca las orejas de tu hijo limpiando el oído externo delicadamente con una toalla suave, o usa un secador de cabello. Coloca el secador de cabello en la configuración más baja y sostenlo al menos a un pie (alrededor de 30 centímetros) de distancia de la oreja.
  • Tratamiento preventivo en el hogar. Si tu hijo no tiene los tímpanos perforados, usa gotas para los oídos caseras a modo de prevención antes y después de nadar. Una mezcla mitad vinagre blanco y mitad alcohol para uso tópico podría ayudar a promover el secado y prevenir el crecimiento de bacterias u hongos que pueden provocar otitis de nadador. Aplica una cucharadita (alrededor de 5 mililitros) de la solución en cada oído y luego deja salir el líquido. Puedes encontrar soluciones de venta libre similares en tu farmacia.
  • Evita poner objetos extraños en el oído de tu hijo. No uses hisopos de algodón en los oídos de tu hijo, que pueden empujar el material más al fondo del canal auditivo, irritar la delgada piel dentro del oído o lastimar la piel.
Jan. 15, 2015 See more In-depth