Seguridad de los asientos para automóvil: Evita 10 errores comunes

La seguridad de los asientos para el automóvil no es cosa de niños. Reconoce 10 errores comunes que los padres hacen al instalar y usar asientos para el automóvil.

La seguridad del asiento para automóvil es crucial para proteger a tu hijo durante los viajes, pero saber cómo mantenerlo seguro a medida que crece puede ser difícil. Considera 10 errores comunes que los padres hacen con frecuencia cuando se trata de la seguridad del asiento para el automóvil — y aprende cómo evitarlos.

1. Conseguir un asiento usado para el automóvil, sin investigar su historia

Si estás considerando comprar un asiento usado para tu hijo, asegúrate de que:

  • Venga con instrucciones y una etiqueta que muestre la fecha de fabricación y el número de modelo
  • No haya sido retirado del mercado
  • No haya caducado ni tenga más de 6 años
  • No tenga daños visibles ni le falten piezas
  • No haya estado en un accidente moderado o serio

Si no conoces la historia del asiento, no lo compres.

2. Colocar el asiento en el lugar equivocado

El lugar más seguro es el asiento trasero, lejos de las bolsas de aire. Si el asiento para el bebé se coloca en el asiento delantero del automóvil y la bolsa de aire se infla, podría impactar en la parte trasera de un asiento que se coloca mirando hacia atrás — justo donde tu hijo tiene la cabeza — y causar una lesión seria o mortal. El niño que viaja en un asiento que se coloca mirando hacia adelante también podría recibir daños si lo golpea una bolsa de aire.

Si es necesario que un niño viaje en un vehículo con sólo una fila de asientos, desactiva las bolsas de aire frontales o instala un dispositivo con el que puedas prevenir su despliegue durante un accidente.

Si colocas sólo un asiento para bebé en los asientos traseros, instálalo en el centro del asiento — si se puede colocar correctamente — antes que en los asientos al lado de la puerta para minimizar el riesgo de lesión durante un accidente.

3. Usar el asiento como una cuna de repuesto

Un asiento para el automóvil está diseñado para proteger a tu hijo durante los viajes. No se debe usar como cuna de reemplazo en casa. En 2009, un estudio mostró que sentarse derecho en un asiento para automóvil puede hacer que un recién nacido sufra una compresión en el pecho, lo que puede provocarle un nivel más bajo de oxígeno. Incluso una obstrucción leve de las vías respiratorias puede tener un impacto en el desarrollo de un menor.

Sentarse en un asiento para automóvil durante periodos largos también puede contribuir al aplanamiento de la parte trasera de la cabeza del bebé y empeorar el reflujo gastroesofágico, una enfermedad digestiva crónica. Además, un niño puede lesionarse fácilmente al caer de un asiento mal utilizado o mientras está sentado en un asiento que se cae de una superficie elevada, como una mesa. Aunque es esencial abrochar el cinturón a tu hijo en el asiento para el automóvil cuando viaja, no dejes que se duerma o se relaje durante periodos largos en el asiento para automóvil si no está en el automóvil.

4. Instalación incorrecta del asiento para el automóvil o del cinturón

Antes de instalar un asiento para el automóvil, lee las instrucciones del fabricante y la sección sobre asientos infantiles del manual del vehículo. Asegúrate de que el asiento esté bien asegurado — permitiendo no más de 1 pulgada de movimiento de lado a lado y de atrás hacia adelante cuando se lo mueva de la parte de abajo, cerca de los puntos donde se lo sujeta — y mirando hacia la dirección correcta.

Si usas un asiento para bebés o uno convertible en posición mirando hacia atrás, ten en mente estos consejos:

  • Usa las ranuras del arnés descritas en el manual de instrucciones del asiento para el automóvil, normalmente son las que se encuentran a la altura de los hombros del niño, por debajo.
  • Coloca el arnés o el broche del pecho a nivel de las axilas del niño, no en el abdomen o en el cuello. Asegúrate de que las correas y el arnés queden planos contra el pecho del niño y sobre sus caderas, y que estén ajustados.

Coloca el asa del asiento según las instrucciones del fabricante.

5. Reclinar al niño en un ángulo incorrecto

En la posición mirando hacia atrás, reclina el asiento según las instrucciones del fabricante para que la cabeza de tu hijo no caiga hacia adelante. Muchos asientos incluyen indicadores de ángulo o ajustadores. También puedes colocar una toalla enrollada con firmeza debajo del borde frontal del asiento para conseguir el ángulo recto.

Para prevenir que se incline, coloca mantas enrolladas a lo largo del bebé. Si fuera necesario, coloca unas toallitas entre las correas de la entrepierna y tu bebé para que no se incline. No uses productos adicionales a menos que vengan con el asiento o las proporcione el fabricante.

Aug. 16, 2014 See more In-depth