Conductores de edad: 7 consejos para la seguridad al conducir

Conducir puede ser algo desafiante para los mayores. Sigue estos consejos de seguridad, desde cuidarte a ti mismo hasta planear con antelación y actualizar tus habilidades.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La seguridad del conductor requiere más que simplemente entender las señales y las leyes de tráfico. A medida que te haces mayor, probablemente notes cambios físicos que pueden hacer que ciertas acciones — como girar la cabeza para ver el tráfico que viene hacia ti o frenar con seguridad — sean más complicadas. Aun así, los conductores mayores pueden estar seguros en la carretera. Ten en cuenta estos siete consejos.

1. Haz actividad física

Hacer actividad física mejora la fuerza y la flexibilidad. La actividad física puede mejorar la seguridad del conductor al facilitar el giro del volante, mirar por encima del hombro y hacer otros movimientos mientras conduces y te estacionas.

Busca maneras de incluir la actividad física en tu rutina. Caminar es una muy buena elección para la mayoría de la gente. Los ejercicios de estiramiento y fuerza también son útiles para los conductores mayores. Si has estado sedentario durante un tiempo, visita al doctor para que te dé el visto bueno antes de aumentar tu nivel de actividad.

2. Programa exámenes regulares de visión y oído

Algunos sentidos, como el oído o la vista, suelen disminuir con la edad. Oír menos que antes puede ser una preocupación para los conductores mayores al limitar la habilidad de escuchar un vehículo de emergencias o un tren que se acerca. Los problemas de visión más comunes relacionados con la edad — como las cataratas, el glaucoma o la degeneración macular — también dificultan ver bien o conducir durante la noche.

Pregunta a tu doctor la frecuencia con la que deberías programar exámenes de vista y oído. Aunque pienses que estos sentidos están bien, sigue los consejos del doctor y acude a los exámenes programados. Los problemas pueden ser más fáciles de corregir si se detectan a tiempo, y los especialistas pueden recomentar ajustes que, a tiempo, pueden reducir tu riesgo de tener un accidente.

Por ejemplo, un oculista (optometrista u oftalmologo) quizás te recomiende conducir sólo durante el día, cuando hay luz natural.

3. Controla cualquier enfermedad crónica

Coopera con tu doctor para controlar las enfermedades crónicas, especialmente aquellas que puedan tener impacto en la seguridad del conductor, como la diabetes o las convulsiones. Sigue las instrucciones de tu doctor para controlar tu enfermedad y estar a salvo al volante. Esto podría incluir ajustar tu plan de tratamiento o restringir el tiempo que conduces.

Es igualmente importante conocer tu medicación. Muchos medicamentos, incluyendo los que son para el dolor, el sueño, los antihistamínicos y los relajantes musculares pueden afectar la seguridad del conductor, aunque te sientas bien. Lee las etiquetas de los medicamentos para que sepas qué esperar de cada uno.

No manejes si tomaste medicación que provoque somnolencia o mareo. Si te preocupan los efectos secundarios o el impacto en la seguridad del conductor, consulta con tu doctor o con el farmacéutico.

June 26, 2014 See more In-depth