Las caídas te ponen a riesgo de lesiones serias. Para prevenir las caídas, sigue estas simples medidas de prevención, de revisar tus medicamentos a librar tu casa de obstáculos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La prevención de caídas puede no parecer un tema alegre, pero es importante. A medida que te haces mayor, los cambios físicos y las enfermedades — y en ocasiones la medicación que se toma para estas enfermedades — puede provocar más caídas. De hecho, las caídas son una causa principal de lesión entre los adultos mayores. Aun así, el miedo a caer no tiene por qué gobernar tu vida — considera seis estrategias simples para prevenir las caídas.

Empieza tu plan de prevención de las caídas con una consulta con tu doctor. Prepárate para responder a preguntas como:

  • ¿Qué medicación estás tomando? Haz una lista de los medicamentos y suplementos con y sin receta o llévalos contigo a la consulta. El doctor puede revisar la medicación para saber cuáles pueden ser los efectos secundarios y las interacciones que puedan aumentar el riesgo de caídas. Para ayudar con la prevención de las caídas, el doctor puede considerar que dejes de tomar ciertos medicamentos que te hacen sentir cansado o que afectan tu modo de pensar, como los sedantes o algunos tipos de antidepresivos.
  • ¿Te caíste con anterioridad? Anota los detalles, incluyendo cuándo, dónde y cómo caíste. Prepárate para dar ejemplos de cuando casi te caíste pero alguien lo impidió o conseguiste sostenerte de algo justo a tiempo. Detalles como estos pueden ayudar a que el doctor identifique estrategias específicas para la prevención de las caídas.
  • ¿Tus enfermedades podrían causar las caídas? Ciertos trastornos de la visión o de los oídos pueden aumentar el riesgo de caídas. Prepárate para discutir tus enfermedades y si te sientes cómodo al andar — por ejemplo, cuando caminas, ¿sientes mareos, dolor en las articulaciones, dificultad para respirar o entumecimiento en las piernas y los pies? El doctor puede evaluar tu fuerza muscular, equilibrio y modo de caminar, también.

La actividad física puede ayudar mucho a prevenir las caídas. Con el consentimiento de tu doctor, considera realizar actividades como caminar, ejercicios en el agua o practicar tai chi — un ejercicio de moderado que incluye movimientos elegantes parecidos a los de la danza. Estas actividades reducen el riesgo de caídas mejorando la fuerza, el equilibrio, la coordinación y la flexibilidad.

Si evitas la actividad física porque temes que puedas caer, díselo a tu doctor. Podrá recomendarte programas de ejercicio supervisado o derivarte a un terapeuta físico. El terapeuta físico puede crear un programa de ejercicios adaptado a tus necesidades con el objetivo de mejorar tu equilibrio, flexibilidad, fuerza muscular y manera de caminar.

Considera cambiar el calzado como parte de tu plan de prevención de caídas. Los tacones altos, las zapatillas blandas y los zapatos con suelas que se deslizan pueden hacerte resbalar, tropezar y caer. También puede hacerlo andar en calcetines. En su lugar, cálzate unos zapatos que se ajusten bien a tu pie y tengan una suela firme y antideslizante. Los zapatos cómodos y seguros también pueden reducir el dolor en las articulaciones.

Echa un vistazo a tu casa. Tu sala, cocina, recámara, baño, pasillos y escaleras pueden estar llenos de peligros. Para que tu casa sea más segura:

  • Quita cajas, periódicos, y cables eléctricos y telefónicos de los lugares por donde caminas.
  • Cambia las mesitas, los revisteros y las macetas de las zonas con más tráfico.
  • Asegura las alfombras sueltas con cinta de doble cara, tachuelas o tiras antideslizantes — o deshazte de ellas.
  • Repara las duelas de madera o las alfombras sueltas del piso.
  • Guarda la ropa, los platos, los alimentos y otros enseres de modo que tengas fácil acceso a ellos.
  • Limpia inmediatamente los líquidos, la grasa o los alimentos derramados.
  • Usa tapetes antideslizantes para la bañera. Usa un asiento para el baño, que te permite estar sentado mientras te duchas.

Mantén tu casa bien iluminada para evitar tropezar con objetos que sean difíciles de ver. También:

  • Coloca luces nocturnas en la habitación, en el baño y en los pasillos.
  • Coloca una lámpara que puedas alcanzar desde la cama por si necesitas algo durante la noche.
  • Asegúrate de que no haya nada en el camino a los interruptores de luz que no estén cerca de las entradas de las recámaras. Considera cambiar los enchufes tradicionales por enchufes luminosos.
  • Enciende las luces antes de subir o bajar las escaleras.
  • Guarda linternas en lugares de fácil acceso en caso de apagones.

Quizás tu doctor te recomiende el uso de un bastón o caminadora para mantenerte firme. Otros aparatos de asistencia también te pueden ayudar. Por ejemplo:

  • Pasamanos a ambos lados de la escalera
  • Alfombritas que no se deslicen para cubrir escalones de madera
  • Un asiento elevado para el inodoro o uno con descansabrazos
  • Barras para sujetarte en la bañera
  • Un asiento de plástico firme para la bañera, además de una ducha de mano que puedas usar mientras te bañas sentado

Si fuera necesario, pide a tu doctor su recomendación para un terapeuta ocupacional. Podrá ayudarte con ideas para otras estrategias para prevenir las caídas. Algunas soluciones son de fácil instalación y relativamente baratas. Otras pueden requerir de ayuda profesional o una inversión mayor. Si te preocupa el costo, recuerda que la inversión en la prevención de caídas es una inversión en tu independencia.

Oct. 25, 2016