Esperma saludable: mejora tu fecundidad

No siempre es un hecho que se tenga esperma saludable. Comprende cómo los factores relacionados con el estilo de vida pueden afectar tu esperma y qué puedes hacer para mejorar la fecundidad.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La calidad de tus espermatozoides

Si tú y tu pareja están planificando ser padres, quizás te preguntes por la salud de tus espermatozoides. Comienza por entender los distintos factores que afectan la fecundidad masculina; luego, piensa en medidas que puedes tomar para que los espermatozoides sean de una calidad excepcional.

¿Qué determina la salud de los espermatozoides?

La salud de los espermatozoides depende de varios factores, como la cantidad, el movimiento y la estructura:

  • Cantidad. Es más probable que seas fértil si tu eyaculación (el semen expulsado en una sola eyaculación) contiene al menos 15 millones de espermatozoides por mililitro. Tener una cantidad muy baja de espermatozoides en una eyaculación podría dificultar el embarazo, porque hay menos candidatos disponibles para fertilizar el óvulo.
  • Movimiento. Para llegar hasta un óvulo y fertilizarlo, los espermatozoides se deben mover: retorcerse y nadar a través del cuello uterino, el útero y las trompas de Falopio de una mujer. Esto se conoce como «movilidad». Es más probable que seas fértil si al menos el 40 por ciento de tus espermatozoides se mueven.
  • Estructura (morfología). Los espermatozoides normales tienen cabezas ovaladas y colas largas, que actúan en conjunto para impulsarlos hacia adelante. Si bien no es un factor tan importante como la cantidad o el movimiento de los espermatozoides, cuantos más espermatozoides tengas con forma y estructura normales, más probabilidades hay de que seas fértil.

¿Cuál es la causa de los problemas de fecundidad masculina?

Existen diversos problemas médicos que pueden contribuir a los problemas de fecundidad masculina, entre ellos:

  • Un problema en el hipotálamo o la hipófisis, las partes del cerebro que indican a los testículos que produzcan testosterona y espermatozoides (hipogonadismo secundario)
  • Enfermedad testicular
  • Trastornos relacionados con el transporte de semen

La edad también puede influir. La habilidad de los espermatozoides para moverse y la proporción normal de espermatozoides tienden a disminuir con la edad, lo que afecta la fecundidad masculina. Algunas investigaciones indican que los hombres que tienen entre 35 años y un poco más de 40 años tardan más tiempo en lograr un embarazo que los hombres más jóvenes.

June 02, 2015 See more In-depth