Preservación de la fecundidad: comprende tus opciones antes del tratamiento oncológico

El tratamiento oncológico puede afectar considerablemente la fecundidad. Infórmate sobre las opciones de preservación de la fecundidad tanto para hombres como para mujeres, y aprende a elegir lo que es adecuado para ti.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si estás recibiendo tratamiento para el cáncer, es posible que tengas preguntas sobre la fecundidad. Descubre qué tratamientos oncológicos pueden afectar tu capacidad para tener hijos, y también qué medidas de preservación de la fecundidad puedes tomar antes de comenzar dicho tratamiento.

¿De qué manera el tratamiento oncológico afecta la fecundidad?

Ciertos tratamientos oncológicos pueden dañar la fecundidad o provocar esterilidad. Los efectos podrían ser temporarios o permanentes. La probabilidad de que el tratamiento oncológico dañe la fecundidad depende del tipo y del estadio del cáncer, del tratamiento oncológico y de tu edad al momento del tratamiento.

La fecundidad masculina puede dañarse por la extirpación quirúrgica de los testículos o por la quimioterapia o la radiación que daña la cantidad, la calidad o el ADN de los espermatozoides.

La fecundidad femenina puede verse comprometida por los tratamientos oncológicos que implican la extirpación quirúrgica del útero o los ovarios. El tratamiento oncológico también puede afectar los óvulos, los niveles hormonales o la función de los ovarios, el útero o el cuello uterino. El riesgo de que se produzca la menopausia prematura después de ciertos tratamientos oncológicos aumenta a medida que envejeces. Las mujeres mayores también son más propensas a sufrir un daño ovárico permanente.

Los efectos de la quimioterapia y la radioterapia también dependen del medicamento o del tamaño y la ubicación del campo de radiación. El daño más grave se genera cuando la radiación se aplica a los ovarios o a los testículos y con medicamentos de quimioterapia llamados «agentes alquilantes».

¿Cuándo debo hablar con mi médico sobre la preservación de la fecundidad?

Si estás planeando un tratamiento oncológico y deseas preservar tu fecundidad, habla con el médico, el oncólogo o un especialista en reproducción tan pronto como sea posible. Una sesión de terapia oncológica puede ser perjudicial para tu fecundidad y, para las mujeres, algunos métodos de preservación de la fecundidad se hacen por lo general durante ciertas fases del ciclo menstrual.

¿Cómo pueden las mujeres preservar la fecundidad antes de un tratamiento oncológico?

Las mujeres que están por realizarse un tratamiento oncológico tienen varias opciones para preservar la fecundidad. Por ejemplo:

  • Criopreservación de embriones. En este procedimiento, se extraen óvulos de los ovarios, se fertilizan mediante fecundación in vitro, se congelan y se almacenan. Generalmente al comienzo del ciclo menstrual, comenzarás el tratamiento con hormonas sintéticas con el fin de estimular los ovarios para que produzcan varios óvulos. Se extraen los óvulos maduros, se combinan con esperma (suministrado por tu pareja o por un donante de esperma) y se congelan. Este método es el que tiene más probabilidades de éxito. La estimulación de los ovarios en el momento adecuado puede retrasar el tratamiento oncológico en dos o tres semanas, pero las investigaciones sugieren que la estimulación ovárica aleatoria puede ser exitosa.
  • Congelación de óvulos (criopreservación de ovocitos). De manera similar a la criopreservación de embriones, recibirás un tratamiento de hormonas sintéticas y se te extraerán óvulos. Luego, se congelarán los óvulos sin fecundar.
  • Blindaje gonadal. Si te van a aplicar radiación en una zona alejada de la pelvis, los blindajes cuidadosamente ubicados pueden reducir la exposición de los órganos genitales a la radiación dispersa.
  • Transposición ovárica (ovariopexia). Durante este procedimiento (recomendado si te van a aplicar radiación a un tumor no pélvico y sin quimioterapia) se reposiciona uno o ambos ovarios mediante cirugía, a fin de protegerlos del campo de radiación previsto. Sin embargo, debido a la radiación dispersa, los ovarios no siempre están protegidos. Después del tratamiento, es posible que deban volver a reposicionarte los ovarios o que tengas que usar fecundación in vitro para concebir.
  • Extracción quirúrgica del cuello del útero (cervicectomía uterina radical). Si tienes cáncer de cuello uterino en un estadio temprano, este procedimiento puede ayudar a preservar el útero.

Otros métodos de preservación de la fecundidad para mujeres que aún se encuentran en fase de investigación son:

  • Criopreservación del tejido ovárico. Durante este procedimiento, se extrae tejido ovárico mediante cirugía, se congela y luego se vuelve a implantar.
  • Supresión ovárica antes del tratamiento oncológico. En este tratamiento, se usa terapia hormonal para inhibir el funcionamiento ovárico y proteger los óvulos durante el tratamiento oncológico.

¿Cómo los hombres pueden preservar la fecundidad antes de un tratamiento oncológico?

Los hombres también pueden tomar medidas para preservar su fecundidad antes de someterse a un tratamiento oncológico. Por ejemplo:

  • Criopreservación de semen. Antes del tratamiento oncológico, podrás suministrar muestras de semen que obtienes mediante la masturbación u otro método, como la extracción de espermatozoides del testículo con una aguja. Las muestras se congelan y pueden almacenarse durante años. Según la cantidad de semen disponible, las muestras se pueden usar en una inseminación intrauterina, donde el semen se descongela y se coloca dentro del útero o en una fecundación in vitro.
  • Blindaje gonadal. Los blindajes cuidadosamente ubicados pueden reducir la exposición de los testículos a la radiación.

Otro método de preservación de la fecundidad para los hombres que aún se encuentra bajo investigación es un procedimiento en donde se extrae quirúrgicamente el tejido testicular, se congela y luego se vuelve a implantar (criopreservación del tejido testicular).

Oct. 26, 2016 See more In-depth