Rivalidad entre hermanos: Ayudar a que tus hijos se lleven bien

Escuchar cómo tus hijos pelean puede ser frustrante. A continuación se presentan algunos consejos para ayudar a reducir los conflictos entre tus hijos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes hijos, sabes que mantener la paz en las cuestiones familiares puede ser complicado.

Por un momento, los chicos se llevan bien, y un minuto después, se están peleando. Saber cuándo y cómo intervenir en la pelea puede marcar una diferencia en la forma en los chicos se relacionan. Conoce qué puedes hacer para controlar la rivalidad entre hermanos.

¿Qué es lo que causa la rivalidad entre hermanos?

Generalmente, la rivalidad entre hermanos surge cuando los hermanos compiten por el amor y el respeto de sus padres. Los signos de la rivalidad entre hermanos pueden incluir golpes, insultos, discusiones y comportamiento inmaduro. Los niveles moderados de rivalidad entre hermanos son un signo positivo de que cada niño es capaz de expresar sus deseos y necesidades.

¿Qué factores pueden afectar la relación entre hermanos?

A pesar de que la rivalidad entre hermanos es algo natural en el proceso de crecimiento, hay factores que pueden afectar la relación que existe entre ellos, como la edad, el sexo y la personalidad, el tamaño de la familia, si se trata de una familia ensamblada y cuál es el lugar de cada uno en esa familia. Por ejemplo:

  • Los niños que tienen poca diferencia de edad entre ellos suelen pelear más que los hermanos que se llevan más años.
  • Los niños del mismo sexo suelen tener más intereses en común, pero también es probable que compitan más entre ellos.
  • Los hijos del medio, que no reciben los mismos privilegios o la misma atención que tienen el hijo mayor o el más chico en la familia, suelen portarse mal para sentirse más seguros.
  • Los niños cuyos padres están divorciados suelen competir por la atención del padre con el que viven, especialmente si hay hermanastros viviendo en el mismo hogar.

A medida que los niños crecen, es probable que cambie la forma en que se relacionan. Mientras que los niños más pequeños tienden a pelearse físicamente, es más probable que los niños más grandes tengan discusiones verbales. La competitividad entre hermanos generalmente alcanza su pico máximo entre los 10 y 15 años. Sin embargo, a veces esta rivalidad entre hermanos puede continuar en la adultez.

Feb. 20, 2015 See more In-depth