Salud en adultos mayores: Cómo prevenir y detectar la desnutrición

La desnutrición es un problema de salud grave. Reconoce las señales de alerta y cómo ayudar a un ser querido que es un adulto mayor a evitar la mala nutrición.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La buena nutrición es fundamental para la salud y el bienestar en general — sin embargo, muchos adultos mayores se encuentran ante el riesgo de una nutrición inadecuada. Conoce cuales son las causas y los signos de los problemas de nutrición en los adultos mayores, así como las medidas que puedes tomar para garantizar una dieta rica en nutrientes para un ser querido que sea un adulto mayor.

Problemas causados por la desnutrición

La desnutrición en los adultos mayores puede provocar diversos problemas de salud, incluyendo:

  • Un sistema inmunológico débil, lo que aumenta el riesgo de infecciones
  • Mala cicatrización de heridas
  • Debilidad muscular, que puede provocar caídas y fracturas

Además, la desnutrición puede conducir a un mayor desinterés por la comida o a la falta de apetito — lo cual sólo empeora el problema.

Cómo comienza la desnutrición

Las causas de la desnutrición pueden parecer claras — muy poca comida o una dieta carente de nutrientes. Sin embargo, a menudo la desnutrición es, en realidad, causada por una combinación de problemas físicos, sociales y psicológicos. Por ejemplo:

  • Problemas de salud. Con frecuencia, los adultos mayores tienen problemas de salud, tales como demencia o problemas dentales, que pueden provocar disminución del apetito o dificultad para comer. Otros factores que pueden estar involucrados incluyen una enfermedad crónica, el uso de ciertos medicamentos, dificultad para tragar o absorber nutrientes, una hospitalización reciente o una disminución del sentido del gusto o del olfato.
  • Dietas restringidas. Restricciones dietéticas — tales como límites de sal, grasa, proteína o azúcar — pueden ayudar a controlar ciertos trastornos médicos, pero también pueden contribuir a una alimentación inadecuada.
  • Ingesta limitada. Algunos adultos mayores pueden tener problemas para comprar despensa, especialmente si toman medicamentos costosos.
  • Contacto social reducido. Es probable que los adultos mayores que comen solos no disfruten sus comidas como solían hacerlo, lo que los hace perder el interés en cocinar y comer.
  • Depresión. El duelo complicado, la soledad, la mala salud, la falta de movilidad y otros factores pueden contribuir a la depresión — y causar pérdida del apetito.
  • Alcoholismo. Beber alcohol en exceso puede interferir con la digestión y la absorción de nutrientes. También puede haber una falta de nutrientes si se sustituye el alcohol por comidas.
Sept. 13, 2014 See more In-depth