El cuidado de los adultos mayores: cómo enfrentar la resistencia

El cuidado de los adultos mayores puede ser un desafío; en particular si el ser querido se resiste a ser cuidado. Entiende qué provoca su resistencia y cómo puedes alentar su cooperación.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Uno de los retos más difíciles que puedes enfrentar al cuidar de un adulto mayor es su resistencia a ser cuidado. ¿Cómo puedes ayudar a un ser querido que no quiere o se resiste a recibir asistencia? Entiende por qué podría desarrollarse la resistencia a ser cuidado y las estrategias que incentivan la cooperación al cuidar de los adultos mayores.

¿Qué causa la resistencia al cuidado?

Si tu familiar necesita ser cuidado, quizá esté lidiando con la pérdida — física, de sus facultades mentales o de su independencia. La aceptación del cuidado puede significar renunciar a la privacidad y ajustarse a nuevas rutinas. Como resultado, tu ser querido puede sentirse atemorizado y vulnerable, enojado por necesitar ayuda, o culpable por la idea de convertirse en una carga para la familia y los amigos.

En algunos casos, tu ser querido pudiera mostrarse testarudo, tener problemas de salud mental o simplemente pensar que aceptar ayuda es un signo de debilidad. Quizá le preocupe el costo de ciertos cuidados. La pérdida de memoria también pudiera dificultarle entender por qué necesita ayuda.

¿Cuál es la mejor manera de abordar a tu ser querido acerca de la necesidad de recibir ayuda?

Si tienes la sospecha de que tu ser querido se va a resistir a ser cuidado — ya sea por alguien de la familia, por otras personas cercanas o por un servicio de atención a adultos mayores — tal vez postergues hablar del tema. Para empezar a hablar con tu ser querido acerca de su necesidad de ser cuidado:

  • Determina qué tipo de ayuda es necesaria. Haz una evaluación honesta de la clase de ayuda que necesita tu ser querido y qué tipo de servicios pudieran funcionar mejor.
  • Elige un momento cuando tú y tu ser querido estén relajados. Esto les facilitará escucharse el uno al otro y sincerarse.
  • Pregunta acerca de las preferencias de tu ser querido. ¿Tiene alguna preferencia sobre miembro de la familia o institución para que le brinde el cuidado? Aunque tal vez no puedas cumplir todos los deseos de tu ser querido, es importante tomarlos en consideración. Si tu ser querido tiene problemas para entenderte, simplifica tus explicaciones y las decisiones que esperas que tome él o ella.
  • Solicita la ayuda de los miembros de la familia. Quizás la familia y los amigos puedan ayudarte a persuadir a tu ser querido a aceptar ser cuidado.
  • No te des por vencido. Si tu ser querido no quiere platicar acerca del tema la primera vez, trata de nuevo en otra ocasión.
April 14, 2014 See more In-depth