La enfermedad de Alzheimer: Cuándo hay que dejar de conducir

Si tu ser querido tiene la enfermedad de Alzheimer, quizás ya no esté seguro al conducir. Explícale cuáles son los riesgos — y luego ofrécele otras maneras de trasladarse.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Para mucha gente, conducir su automóvil es una parte de la rutina de la vida adulta. También es un símbolo de independencia. Pero la concentración el tiempo rápido de reacción necesarios para conducir con seguridad suele declinar con la edad. La enfermedad de Alzheimer acelera dramáticamente este proceso.

Si cuidas a uno de tus seres queridos que vive con el Alzheimer, puede que necesites tratar el asunto de conducir y facilitar la transición a diferentes maneras de trasladarse.

Comienza el diálogo

En algún momento, una persona que vive con la enfermedad de Alzheimer ya no podrá manejar. Habla temprano sobre esta eventualidad con tu ser querido, y planea el momento en que deje de manejar.

Quizás ésta sea una conversación difícil — posiblemente la primera de muchas. Perder la independencia que conducir significa puede hacer que se altere. Considera los sentimientos de tu ser querido. Muéstrale apoyo y empatía. Si se resiste, explícale que es un asunto de seguridad, y trata de apelar a su sentido de responsabilidad. Habla sobre las alternativas a manejar. También puedes pedirle al doctor, a alguien con autoridad que sea respetado, o a tu abogado que te ayuden a convencerlo.

Si fuera posible, haz que la persona que tiene la enfermedad de Alzheimer firme un contrato sobre conducir cuando todavía esté en las primeras etapas de la demencia. Este contrato te autorizará a ayudarlo a dejar de manejar cuando llegue el momento.

Cuándo dejar de manejar

Será mejor que hables sobre este asunto con tu ser querido lo antes posible. La investigación sugiere que es especialmente probable que la gente con la enfermedad de Alzheirmer sobreestime sus habilidades al manejar, a pesar de que hasta aquellos que tienen una demencia leve tienen más probabilidades de verse envueltos en accidentes de tráfico. Pero las personas que los cuidan son los que pueden idenificar con más precisión cuando la gente que vive con el Alzheimer se vuelve un conductor peligroso.

Si tu ser querido continúa manejando, presta atención a las señales de alarma de que lo hace de modo inseguro:

  • Dificultad para llegar a lugares familiares
  • Cambio inapropiado de carril
  • Confundir el freno con el acelerador
  • No observar las señales de tráfico
  • Tomar decisiones lentamente, o tomar malas decisiones
  • Golpear el cordón de la acera al manejar
  • Manejar a una velocidad inapropiada
  • Enfadarse o confundirse al manejar

Para actuar a tiempo, lleva a la persona con la enfermedad de Alzheimer a que la evalúe un especialista en terapia de rehabilitación ocupacional. American Occupational Therapy Association (la Asociación de Terapia Ocupacional de los E.U.) tiene una base de datos nacional de especialistas en conducir. Estos especialistas pueden evaluar el impacto de la enfermedad en la capacidad de la persona para manejar, y ofrecer estrategias para manejar con seguridad, así como cuándo y cómo reducir o dejar de manejar.

May 25, 2016 See more In-depth