Estar sentado demasiado tiempo y hacer poco ejercicio es malo para tu salud. Así que párate y haz la actividad física parte de tu rutina diaria — de hacer pausas para hacer actividad física a hacer reuniones caminando.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Estás haciendo lo que puedes para sacar tiempo para el ejercicio, pero encontrar un buen momento es realmente complicado. ¿Por qué no te ejercitas mientras estás en el trabajo? Considera 10 maneras de añadir ejercicio a tu rutina laboral.

Camina o ve en bicicleta a trabajar. Si tomas el bus o el metro, bájate unas paradas antes para caminar el resto del trayecto. Si vas en carro, déjalo al final del estacionamiento &mdash o en uno cercano. Ya dentro del edificio, sube las escaleras en lugar de usar el elevador.

Busca maneras de levantarte de la silla. Párate cuando hables por teléfono. O prueba trabajar parado, o improvisa bon una mesa alta o un mostrador. Come el almuerzo de pie. Si es posible, evita enviar mensajes o correos electrónicos y, en su lugar, dirígete al escritorio de tus compañeros para hablar con ellos.

Antes que tomarte un café o una botana en el salón de recreo, da una caminata enérgica, sube unos pisos por la escalera, o haz estiramientos moderados. Por ejemplo, mira al frente, y baja la barbilla hacia el pecho. O, mientras estés parado, agarra uno de tus tobillos — o la pernera del pantalón — y sube el pie hasta el glúteo. Mantén este estiramiento durante 15 o 30 segundos.

Considera cambiar tu silla por una pelota de ejercicio bien inflada, siempre que puedas mantener el equilibrio en ella con seguridad. Mejorarás el equilibrio y tonificarás los músculos de la zona central mientras estás sentado en tu escritorio. Usa la pelota para hacer sentadillas contra la pared u otro tipo de ejercicios durante el día.

Guarda bandas elásticas de resistencia — cuerdas o tubos que ofrecen resistencia con el peso de tu cuerpo cuando jalas de ellas — o pequeñas pesas en un cajón de tu escritorio. Haz ejercicios con los brazos entre reuniones o tareas.

Organiza un grupo para caminar a la hora del almuerzo. Disfruta del compañerismo con aquellos que quieran unirse por el deporte. Pueden hacerse responsables los unos a los otros del ejercicio regular — además de animarse cuando salir a caminar se convierta en una carga.

Cuando sea práctico, programa reuniones o sesiones de lluvia de ideas mientras caminan. Da vueltas dentro del edificio o, si el tiempo lo permite, salgan al aire libre.

Si tienes que caminar o montar en bicicleta como parte de tu trabajo, hazlo más rápido. Mientras más te muevas y más rápido lo hagas, mayores beneficios obtendrás.

Si estás esperando en un aeropuerto a que salga el vuelo, agarra tus maletas y camina a paso ligero. Escoge un hotel que tenga instalaciones deportivas — como caminadoras, máquinas de pesas o alberca — o lleva contigo tu equipo. Las cuerdas de saltar y las bandas elásticas de resistencia son fáciles de empacar en la maleta. Por supuesto, también puedes hacer saltos de tijera, abdominales y otros ejercicios simples que no requieren ningún equipo.

Considera un enfoque más preciso entre caminar y trabajar. Si puedes colocar de manera segura y cómoda tu superficie de trabajo en una caminadora — con una pantalla de computadora en una plataforma, el teclado en una mesa, o un escritorio especializado vertical para la caminadora — podrías caminar a la vez que trabajas.

De hecho, la investigación sugiere que los oficinistas con sobrepeso que reemplazan durante dos o tres horas al día su asiento por una caminadora junto con la computadora pueden perder peso y aumentar su actividad física diaria. El ritmo no tiene por qué ser rápido ni tienes por qué transpirar. Mientras más rápido camines, sin embargo, más calorías puedes quemar. Ten en cuenta que probablemente necesitarás mantener la velocidad a 1 milla por hora, ya que es más difícil escribir en el teclado si caminas más rápido.

¿Quieres más ideas para practicar tus ejercicios en el lugar de trabajo? Programa una reunión o una sesión de lluvia de ideas, durante la cual caminen, con tus supervisores o compañeros. Recuerda que cualquier actividad física cuenta.

May 10, 2017