Tu guía a la ergonomía de la oficina

Un lugar cómodo para trabajar te puede ayudar a sentirte bien. Transforma el lugar donde te sientas con esta guía visual a la ergonomía de la oficina.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Aunque te sientes frente a un escritorio por horas, no tienes por qué estar destinado a una vida de dolor en el cuello y la espalda o dolor en las muñecas y los dedos. Una ergonomía apropiada en la oficina — que incluya una altura correcta para la silla, equipo con espacio adecuado, y una buena postura frente al escritorio — puede ayudarte a ti y a tus articulaciones a estar cómodo en el trabajo

¿Estás listo para transformar tu oficina? Comienza por hacer cómodo el lugar donde te sientas con esta guía visual a la ergonomía de la oficina.

Ergonomía de oficina

La silla

Elige una silla que ofrezca apoyo a las curvas de tu espina dorsal. Ajusta la altura de la silla para que los pies descansen cómodamente en el suelo o en un posapiés, y y que tus muslos estén paralelos al suelo. Ajusta los posabrazos para que tus brazos descansen en ellos y tus hombros estén relajados.

Objetos importantes

Mantén los objetos clave — como el teléfono, la engrapadora o los materiales impresos — cerca de ti para evitar estirarte en exceso. Párate para alcanzar cualquier cosa que no se alcance de manera cómoda mientras estés sentado.

Teclado y ratón

Coloca el ratón donde puedas alcanzarlo fácilmente, y en la misma superficie que el teclado. Cuando escribas o cuando uses el ratón, mantén las muñecas derechas, la parte superior de los brazos cerca de tu cuerpo, y las manos al nivel de los codos, o un poquito por debajo. Usa el teclado para evitar usar demasiado el ratón. Si fuera posible, ajusta la sensibilidad del ratón para que puedas usarlo sin hacer ningún esfuerzo. Alterna la mano que usas para usar el ratón moviéndolo al otro lado del teclado.

El teléfono

Si hablas por teléfono con frecuencia y escribes a mano o en la computadora al mismo tiempo, usa el parlante del teléfono o usa un audífono en lugar de sostener el tubo entre la cabeza y el cuello.

El posapiés

Si tu silla es demasiado alta para que puedas descansar los pies en el suelo — o la altura de tu escritorio requiere que subas la silla — usa un posapiés. Si no puedes conseguir uno, intenta usar un banquito o una pila de libros pesados.

El escritorio

Asegúrate de que haya espacio para tus rodillas, tus muslos y tus pies bajo el escritorio. Si es muy bajo y no se puede ajustar, pon trozos de madera gruesa o bloques bajo las patas del escritorio. Si es demasiado alto y no se puede ajustar, eleva la silla. Usa un posapiés para sostener los pies si no necesitas. Si tu escritorio tiene un borde duro, pon una almohadilla en el borde o usa una almohadilla para las muñecas. No uses este espacio para almacenar cosas.

El monitor

Coloca el monitor directamente frente a ti, a más o menos un brazo de largo de distancia. La parte superior de la pantalla debería estar ligeramente por debajo del nivel de los ojos. El monitor debe estar directamente detrás de tu teclado. Si usas lentes bifocales, baja el monitor de 1 a 2 pulgadas adicionales para poder verlo más cómodamente. Coloca el monitor de manera que la luz más brillante esté a un costado.

April 20, 2016 See more In-depth