3 maneras de mantener hábitos saludables

Prueba con las estrategias siguientes para aprender a conservar los hábitos saludables. Márcalos a medida que registras tu progreso.

By Stacy M. Peterson

¿Cuántas veces te has fijado objetivos ambiciosos de pérdida de peso al comienzo de un nuevo año y los abandonas solo unas semanas después? O tal vez prometiste tirar por la borda los malos hábitos de alimentación de una vez por todas, pero caíste de nuevo en tus viejas costumbres poco después. Las resoluciones ofrecen muchas promesas, pero tienden a esfumarse cuando surge un desafío o disminuye la motivación. Entonces, ¿qué hace que el cambio duradero sea tan difícil?

La respuesta es simplemente que somos animales de costumbres. Se necesita energía y voluntad de nuestros cerebros para hacer una pausa y pensar en hacer las cosas de manera diferente. Considera las conductas y las habilidades que están tan arraigadas en ti ahora como adulto, como por ejemplo, cepillarse los dientes o conducir un automóvil. Cuando empezaste a hacerlas, tenías que pensar seriamente en cómo hacerlas.

¿Quieres empezar a tomar medidas hacia un cambio verdadero? Prueba con estos consejos simples para adoptar nuevos hábitos.

  1. Deja de lado el enfoque de «todo o nada». Las grandes ambiciones pueden ser motivadoras al principio, pero tratar de hacer muchos cambios a la vez probablemente genere decepción. Por el contrario, comienza poco a poco. Por ejemplo: Si deseas deshacerte de tus hábitos alimentarios, comienza por tomar decisiones saludables y coherentes en una comida y parte desde allí. Descubre tus comidas favoritas y saludables para el desayuno: avena, huevos, batidos, yogur griego, frutas, y asegúrate de tenerlas fácilmente disponibles.
  2. Busca las oportunidades para realizar cambios. ¿Te gustaría ser más activo? Antes de anotarte a una carrera de 5 kilómetros, intenta caminar de cinco a 10 minutos adicionales varias veces al día. Opta por subir las escaleras cuando puedas. Y ve a dar un paseo rápido cuando te des cuenta que has estado sentado demasiado tiempo.
  3. Sé paciente. Realiza un seguimiento de los cambios positivos con un diario de alimentos o de actividades para que puedas reflexionar sobre ellos. Recuerda que puede llevar tiempo ver los resultados y eso no tiene nada de malo. Si tu objetivo general es el adelgazamiento, concéntrate en las conductas que te ayuden a lograrlo, en lugar de concentrarte solo en la balanza. Es importante celebrar los logros cotidianos, no importa cuán grandes o pequeños sean. Con el tiempo, cosecharás los frutos de un estilo de vida más saludable.

Aunque cambiar es difícil, los caminos hacia las diferentes maneras de pensar y comportarse pueden desarrollarse y fortalecerse con voluntad, tiempo y esfuerzo. Con continuidad, estos nuevos hábitos se hacen más fáciles y se transforman en una norma. ¡Así que adhiérete a ellos!

Experimentos

  1. Prueba a incorporar tu nuevo comportamiento en algo que ya estés haciendo. Por ejemplo: si quieres incorporar más movimiento en tu día, camina alrededor de la manzana antes de recoger el correo. Si quieres priorizar el agradecimiento, la próxima vez que tomes una ducha reflexiona sobre las personas o los sucesos de tu vida que aprecias.
  2. Determina qué cambio pequeño harás esta semana y cúmplelo. Por ejemplo: añade un vegetal a tus comidas cada día. También puedes reservar tiempo al comienzo de cada semana para diseñar un plan de comidas y una lista de compras.
  3. Acude a un familiar, amigo o colega que pueda brindarte apoyo en el cambio que quieres implementar. Si tienes un amigo que sea un compañero de ejercicios motivador o un buen animador, recluta su ayuda —¡no hace falta que lo hagas todo solo!—.
Nov. 30, 2016 See more In-depth