¿Qué pasa si no puedo perdonar?

El perdón representa un reto, sobre todo si la persona que te hirió no admite su error y no habla sobre su propio dolor. Si te sientes estancado:

  • Considera la situación desde el punto de vista de la otra persona.
  • Pregúntate por qué la persona se comportó de esa manera. Quizá tú habrías actuado en modo similar si hubieras enfrentado la misma situación.
  • Reflexiona sobre los momentos en que tú has herido a otros y sobre aquellos que te han perdonado.
  • Lleva un diario, ora o recurre a la meditación guiada — o habla con una persona a quien consideres sabia y compasiva, como un líder espiritual, un profesional de servicios de salud mental, o un ser querido o amigo imparcial.
  • Considera que el perdón es un proceso, y que necesitas volver a reflexionar y perdonar una y otra vez (incluso si se trata de heridas pequeñas).

¿El perdón garantiza la reconciliación?

Si aquello que te lastimó implicó a alguien con quien tienes una relación que valoras, el perdón puede conducir a la reconciliación. Sin embargo, esto no siempre es así.

La reconciliación resulta imposible si quien te ofendió murió o no está dispuesto a comunicarse contigo. En otros casos, puede no ser apropiada. Aún así, es posible perdonar — incluso si no consigues reconciliarte.

¿Qué pasa si tengo que interactuar con la persona que me hirió pero no deseo hacerlo?

Si no has perdonado, estar cerca de la persona que te hirió posiblemente haga que te sientas tenso y estresado. Para manejar estas situaciones:

  • Recuerda que tienes la opción de asistir a actividades y reuniones específicas o evitarlas. Si eliges acudir, no te sorprendas si percibes cierto grado de incomodidad e incluso sensaciones más intensas..
  • Respétate y haz lo que consideres es mejor.
  • Haz lo mejor que puedas para mantener tu corazón y tu mente abiertos. Quizá la experiencia te ayude a perdonar más rápido.

¿Qué pasa si la persona a quien estoy perdonando no cambia?

Hacer que la otra persona cambie sus acciones, su comportamiento o sus palabras no es el objetivo del perdón. Piensa en éste como algo que puede cambiar tu vida — llenarte de paz y alegría, y sanarte emocional y espiritualmente. El perdón puede eliminar el poder que la otra persona sigue teniendo sobre tu vida.

¿Qué pasa si soy quien necesita ser perdonado?

El primer paso es evaluar y reconocer con honestidad los errores que cometiste, y cómo han afectado a otros. Al mismo tiempo, evita juzgarte con demasiada dureza. Eres humano y cometerás errores.

Si en verdad estás arrepentido de haber dicho o hecho algo, piensa en aceptarlo ante las personas que dañaste. Habla sobre tu dolor o arrepentimiento sinceros, y pide perdón de manera concreta, sin poner excusas.

Sin embargo, recuerda, que no puedes forzar a alguien a perdonarte. Las personas necesitan perdonar cuando puedan. Sin importar el resultado, comprométete a tratar a otros con compasión, empatía y respeto.

Nov. 11, 2014 See more In-depth