Prevención del cáncer: 7 consejos para reducir el riesgo

¿Te preocupa la prevención del cáncer? Hazte cargo de realizar cambios como comer una dieta saludable y hacerte análisis regulares.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Seguramente has escuchado informes contradictorios sobre la prevención del cáncer. Algunas veces los consejos específicos para la prevención del cáncer recomendados en un estudio no se recomiendan en otro.

En muchos casos, lo que se conoce sobre la prevención del cáncer aún está en desarrollo. No obstante, se acepta que las elecciones del estilo de vida que llevas afecten tus probabilidades de desarrollar cáncer.

Así que si te preocupa la prevención del cáncer, quédate tranquilo con el hecho de que algunos cambios de estilo de vida simples pueden hacer que haya una gran diferencia. Considera estos siete consejos para la prevención de cáncer.

1. No consumas tabaco

Utilizar cualquier tipo de tabaco te pone en riesgo de un encuentro con el cáncer. Fumar se ha vinculado con varios tipos de cáncer — incluyendo cáncer de pulmón, boca, garganta, laringe, páncreas, vejiga, cuello uterino e hígado. Masticar tabaco se relaciona con el cáncer de la cavidad oral y de páncreas. Incluso si no consumes tabaco, la exposición al humo de segunda mano puede incrementar tu riesgo de cáncer de pulmón.

Evitar el tabaco — o decidir dejarlo — es una de las decisiones de salud más importantes que puedes tomar. También es parte importante de la prevención de cáncer. Si necesitas ayuda para dejar el tabaco, consulta a tu médico sobre los productos para suspenderlo y otras estrategias para dejarlo.

2. Come una dieta saludable

Aunque elegir opciones saludables en el supermercado y a la hora de comer no puede garantizar la prevención del cáncer, sí pueden ayudar a reducir el riesgo. Considera estas pautas:

  • Come muchas frutas y verduras. Basa tu dieta en frutas, verduras y otros alimentos de origen vegetal — como granos integrales y frijoles.
  • Evita la obesidad. Come más ligero al elegir alimentos con menos calorías, azúcares refinados y grasas de origen animal.
  • Si eliges beber alcohol, hazlo con moderación. El riesgo de varios tipos de cáncer — incluyendo cáncer de mama, colon, pulmón, riñón e hígado — incrementa con la cantidad de alcohol que bebes y el tiempo que lo has estado haciendo con regularidad.
  • Limita la carne procesada. Un informe de International Agency for Research on Cancer, la agencia de cáncer de la Organización Mundial de la Salud, concluyó que comer grandes cantidades de carne procesada puede incrementar el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Además, las mujeres que comen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extravirgen y mezcla de nueces pueden tener menos riesgo de cáncer de mama. La dieta mediterránea se enfoca principalmente en alimentos basados en plantas, como frutas y verduras, granos integrales, legumbres y nueces. Las personas que siguen la dieta mediterránea eligen grasas saludables, como aceite de oliva en lugar de mantequilla y pescado en vez de carne roja.

3. Mantén un peso saludable y haz actividad física

Mantener un peso saludable puede reducir el riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer de mama, próstata, pulmón, colon e hígado.

También cuenta la actividad física. Además de ayudarte a controlar tu peso, la actividad física en sí misma puede reducir el riesgo de cáncer de mama y de colon.

Los adultos que participan en cualquier cantidad de actividad física tienen algunos beneficios en su salud salud. Sin embargo, para tener beneficios sustanciales de salud debes esforzarte por lograr al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada por semana o 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa por semana. También puedes hacer una combinación de actividad moderada y vigorosa. Como objetivo general, incluye por lo menos 30 minutos de actividad física en tu rutina diaria — y si puedes hacer más, incluso es mejor.

Nov. 05, 2015 See more In-depth