Intoxicación: primeros auxilios

Escrito por personal de Mayo Clinic

La intoxicación es la lesión o muerte por tragar, inhalar, tocar o inyectarse varios medicamentos, sustancias químicas, venenos o gases. Muchas sustancias, como los medicamentos y el monóxido de carbono, son nocivas solamente en concentraciones o dosis más altas. Y otras, como los limpiadores, son peligrosas solo si se ingieren. Los niños son particularmente sensibles a incluso pequeñas cantidades de ciertos medicamentos y sustancias químicas.

La manera para tratar a alguien que puede haberse intoxicado depende de lo siguiente:

  • Los síntomas de la persona
  • La edad de la persona
  • Si conoces el tipo y la cantidad de sustancia que provocó la intoxicación

Si estás preocupado por una posible intoxicación, comunícate con un centro de toxicología al 800-222-1222 en los Estados Unidos o con tu centro de control toxicológico regional. Los centros de control toxicológico son excelentes recursos para obtener información sobre intoxicaciones y, en mucha situaciones, pueden sugerirte que la observación en casa es todo lo que se necesita.

Los signos y síntomas de la intoxicación pueden ser iguales a los de otros trastornos, como las convulsiones, el alcoholismo agudo, un accidente cerebrovascular y una reacción a la insulina. Los signos y síntomas de una intoxicación pueden comprender:

  • Ampollas o enrojecimiento alrededor de la boca y los labios
  • Aliento que huele a sustancias químicas, como gasolina o solvente de pintura
  • Vómitos
  • Dificultad para respirar
  • Somnolencia
  • Desorientación u otras alteraciones del estado mental

Si sospechas una intoxicación, presta atención a indicios tales como frascos de píldoras o paquetes vacíos, píldoras desperdigadas, y quemaduras, manchas y olores en la persona o en objetos cercanos. Si se trata de un niño, evalúa la posibilidad de que se haya aplicado parches con medicamentos o tragado una pila de botón.

Llama al 911 o al número local de emergencias inmediatamente si la persona:

  • Está somnolienta o inconsciente
  • Tiene dificultad para respirar o ha dejado de respirar
  • Está inquieta o agitada y no se puede controlar
  • Tiene convulsiones
  • Se sabe que tomó una sobredosis de medicamentos, o cualquier otra sustancia, de forma intencional o accidental (en estos casos, la intoxicación suele involucrar grandes cantidades, con frecuencia junto con alcohol).

Comunícate con un centro de toxicología llamando al 800-222-1222 en los Estados Unidos o con tu centro de control toxicológico regional en las siguientes situaciones:

  • La persona está estable y no tiene síntomas
  • La persona será trasladada al departamento de emergencias local

Prepárate para informar acerca de los síntomas de la persona, su edad, su peso, otros medicamentos que esté tomando y toda la información que tengas acerca de la sustancia tóxica. Intenta determinar la cantidad que ingirió y cuánto tiempo pasó desde que la persona estuvo expuesta. Si es posible, ten a mano el frasco de píldoras, el envase del medicamento u otro recipiente sospechoso para poder consultar la etiqueta al hablar con el centro de control toxicológico.

Realiza lo siguiente hasta que llegue la ayuda:

  • Veneno ingerido. Quita todo lo que haya quedado en la boca de la persona. Si el presunto veneno es un limpiador doméstico u otro producto químico, lee la etiqueta del envase y sigue las instrucciones para el envenenamiento accidental.
  • Veneno en la piel. Ponte guantes y quita las vestimentas contaminadas. Enjuaga la piel de 15 a 20 minutos en la ducha o con una manguera.
  • Veneno en los ojos. Enjuaga suavemente el ojo con agua fresca o tibia durante 20 minutos o hasta que llegue la ayuda.
  • Veneno inhalado. Haz que la persona tome aire fresco lo antes posible.
  • Si la persona vomita, voltea su cabeza hacia un costado para evitar que se ahogue.
  • Comienza a realizar RCP si la persona no muestra signos de vida, como moverse, respirar o toser.
  • Comunícate con un centro de toxicología al 800-222-1222 en los Estados Unidos o con tu centro de control toxicológico regional para recibir instrucciones adicionales.
  • Pídele a alguien que junte los paquetes, envases o botellas de la píldora que contengan etiquetas y cualquier otra información acerca del veneno, y envíalos con el equipo de la ambulancia.
  • Jarabe de ipecacuana. No tomes jarabe de ipecacuana ni hagas nada que induzca los vómitos. Grupos de expertos, entre ellos la American Association of Poison Control Centers (Asociación Americana de Centros de Control Toxicológico) y la American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría), ya no recomiendan el uso de ipecacuana en niños o adultos que hayan tomado píldoras u otras sustancias potencialmente tóxicas. No existe evidencia sólida que pruebe su efectividad y a menudo puede hacer más daño que un bien.

    Si aún tienes frascos viejos de jarabe de ipecacuana en tu hogar, tíralos.

  • Pilas de botón. Las pilas pequeñas y planas que se usan en relojes y demás dispositivos electrónicos (en especial las grandes, que tienen el tamaño de una moneda de 5 centavos) son especialmente peligrosas para los niños pequeños. Una pila atascada en el esófago puede provocar quemaduras graves en apenas 2 horas.

    Si sospechas que un niño se ha tragado una de estas pilas, llévalo de inmediato a que le hagan una radiografía de emergencia para determinar su ubicación. Si la pila está en el esófago, se deberá extraer. Si ha pasado al estómago, por lo general es más seguro dejar que pase al tracto intestinal.

  • Parches con medicamentos. Si piensas que un niño se apropió de parches con medicamentos (productos adhesivos para la administración de medicamentos transdérmicos), inspecciona cuidadosamente la piel del niño y quita cualquier parche adherido. También revísale el paladar, donde los parches pueden atascarse si el niño los succiona.
March 26, 2015